Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanidad concertada volverá a cobrar en agosto con 15 días de retraso

La Generalitat recortó el déficit en 566 millones gracias al nuevo sistema de financiación autonómica

El Gobierno catalán volverá a retrasar el próximo mes de agosto el pago de los recursos que mensualmente transfiere a los centros sanitarios concertados. El consejero catalán de Economía y Finanzas, Antoni Castells, así lo ha admitido durante la presentación de la liquidación del presupuesto de 2009, ejercicio en el que se redujo el déficit público en 566 millones en relación al déficit de 2008, gracias a los ingresos adicionales que reporta el nuevo sistema de financiación autonómica.

Ya en junio, y también este julio, se ha producido un retraso de 15 en la transferencia de recursos, ya que, en lugar de pagarse a 75 días, se ha hecho a 90. Castells comentó que el sector sanitario "comprende y acepta" que todo el mundo asuma su parte a la hora de hacer frente al "complejo" contexto, en el que la Generalitat, al igual que el resto de comunidades autónomas españolas, se están encontrando con los mercados de deuda semicerrados, aunque las últimas emisiones protagonizadas por el Gobierno central apuntan hacia una normalización de la situación.

Las dificultades de financiación han supuesto tensiones de tesorería que se viven en paralelo al plan de austeridad aprobado por el Gobierno catalán a finales de mayo, que supondrá acabar el año sin 1.670 millones con los que se contaba (la mayoría de ellos eran gasto). Según Castells, no será necesario practicar recortes de gastos adicionales respecto de ese plan durante lo que queda de 2010, porque ya desde antes de la aprobación del plan los gastos no financieros venían aumentando menos de lo previsto y se acompasaron a la evolución de los ingresos (con un aumento del 2,8%). Pero la tijera sí volverá a funcionar de cara a 2011, como ya había avanzado Castells durante la presentación del plan antidéficit de mayo.

Dicho plan debe permitir que el déficit público se mantenga en 2010 el 2,4%, al igual que el déficit con el que la Generalitat cerró el ejercicio 2009 (2,42%), para intentar que en 2013 no rebase el 1,3%, como se han comprometido las autonomías ante el Consejo de Política Fiscal y Financiera. A 31 de diciembre, ya con las cuentas liquidadas, el déficit público catalán se colocó en 4.706 millones de euros, cuando un año antes había 5.272 millones de desfase. La rebaja de 566 millones se produjo en esencia gracias a los ingresos que aportó el nuevo sistema de financiación autonómica. Esos ingresos, que totalizaron 1.990 millones, permitieron compensar el hundimiento de los ingresos. La Generalitat ingresó 2.263 millones menos en concepto de impuestos. Economía se mostró optimista sobre la recuperación de la recaudación de estos últimos meses sobre el impuesto de transmisiones patrimoniales, que grava la compraventa de pisos de segunda mano, aunque la recaudación por nuevas hipotecas todavía baje.