_
_
_
_
_

PT amenaza con pedir la suspensión de los derechos políticos de Telefónica en Vivo

La compañía lusa acusa a la española de "intimidación" y se plantea un pleito si Telefónica intenta disolver su sociedad conjunta o bloquear los dividendos

Portugal Telecom (PT) ha divulgado este jueves una nota a sus accionistas en la que acusa a la española Telefónica de insinuaciones "intimidatorias" en relación a su oferta para comprar la brasileña Vivo y advierte de posibles acciones legales para defenderse. La nota insiste en los mensajes ya lanzados previamente esta semana por el presidente de la entidad, Zenial Bava, según el cual Telefónica no podrá cortar a PT el grifo de los dividendos procedentes de Vivo ni romper la alianza que ambos tienen a través de Brasilcel, como ha amenazado ante los inversores para meter presión a la compañía lusa. Pero da un paso más al señalar que la portuguesa podría pedir la suspensión de los derechos políticos de Telefónica en Vivo si la presión continúa.

Más información
Alierta dice que la compra de Vivo colmaría su expansión
Sócrates dice que el Estado portugués votará contra la oferta de Telefónica en la junta de PT

Cuando se analice en la asamblea de accionistas del próximo día 30 la venta a la empresa española del 30% de Vivo en poder de PT, "no deben ser consideradas las insinuaciones hechas por Telefónica" sobre una posible liquidación de Brasilcel o el bloqueo del pago de sus dividendos, advierte la comunicación registrada en la Comisión del Mercado de Valores portuguesa.

Portugal Telecom agrega que "las insinuaciones de Telefónica son, por su naturaleza, intimidatorias y cualquier medida resultante de ellas correspondería a una tentativa no razonable de frustrar la sociedad común". Si Telefónica adoptase medidas de ese tipo, "abusaría de sus derechos" y PT podría "procurar que le fuesen aplicadas las sanciones apropiadas", señala la empresa portuguesa a sus accionistas.

Con respecto al veto de los dividendos, PT cree que una decisión de ese tipo rompería los principios de buena fe y colaboración leal que establece su pacto de accionistas y las leyes holandesas. En cuanto a la ruptura de Brasilcel, PT recuerda que hace falta el acuerdo de las dos partes para la liquidación o disolución y que no basta con que haya un bloqueo en las decisiones que, por otra parte, PT entiende que aún no se ha producido.

En caso de bloqueo y de que Telefónica instase la disolución, PT cree que tendría las de ganar ante los tribunales judiciales o arbitrales que llevaran el caso.

Más aún, los asesores legales holandeses de PT han señalado a la portuguesa que pueden acudir a los tribunales holandeses, a la Cámara de Comercio o a un arbitraje. Si Telefónica continúa presionando a PT con prácticas intimidatorias, la portuguesa dice que podría solicitar a la Cámara de Comercio holandesa ciertas medidas inmediatas, tales como la congelación e los derechos políticos de Telefónica en Brasilcel con respecto a ciertas materias.

PT recuerda que el pacto de accionistas tiene una duración de 25 años prorrogable automáticamente por otros 25 y luego de cinco en cinco años a menos que una de las partes lo denuncie con un año de antelación.

En relación a la oferta de la empresa española para comprar a PT su mitad de Brasilcel y hacerse con el control de Vivo, la empresa lusa insiste en que, pese a haber aumentado de 5.700 millones de euros a 6.500, el precio ofrecido el pasado día 1 "no refleja el valor estratégico" de la compañía brasileña para Telefónica.

El consejo de administración de PT advierte no obstante a los accionistas de que en caso de que la oferta por Vivo sea rechazada no hay garantías de que se vaya a recibir "un valor semejante por Vivo en el futuro". En una presentación realizada esta semana, no obstante, la portuguesa se comprometía a someter a los accionistas cualquier oferta superior más alta que llegase a sus manos tras el rechazo a la actual.

Al mismo tiempo, la compañía lusa explica, como ya hizo el pasado martes, que si la oferta es aceptada, el producto de la venta puede no ser destinado, ni en su totalidad ni en parte, a su distribución entre los accionistas y menciona, entre otros posibles destinos, las inversiones, financiación, amortizaciones y recompra de acciones.

El presidente de PT, Zeinal Bava, declaró el miércoles que espera que los accionistas rechacen la oferta de Telefónica y consideró que el valor de Vivo "no puede ser medido apenas a través de un criterio meramente financiero sino estratégico". Bava afirmó también el martes que la oferta de Telefónica "no es un asunto de 'golden share'", en alusión a la "acción de oro", con derechos especiales de veto, que mantiene en PT el Estado portugués.

PT tiene entre sus mayores accionistas, a Telefónica (10%), el grupo financiero portugués Espírito Santo (7,99%), Brandes Investment Partners (7,89%), el banco público luso Caixa Geral de Depósitos (7,30%) y el conglomerado portugués Ongoing (6,74).

Bava dijo el martes que la decisión sobre si Telefónica puede votar el día 30 corresponderá al presidente de la junta. La decisión se tomará por mayoría simple de los asistentes, sin que haga falta ningún quórum especial. Lo que votará la junta es si se acepta o se rechaza la oferta de Telefónica, pero luego será el consejo el que decida en cuál de sus dos modalidades: de golpe o en tres años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_