Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narcís Serra dejará la presidencia de Caixa Catalunya en noviembre

El director general de Caixa Manresa se apea del proyecto

La nueva caja de ahorros que surgirá de la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona arrancará presidida por Narcís Serra, pero el actual presidente de la mayor de las cajas cederá el cargo en noviembre, según fuentes financieras. Por ley, Serra podía quedarse hasta dos años en el puesto, de carácter no ejecutivo, pero la entidad, que presidirá Adolf Todó, ha optado por acelerar al máximo el proceso de integración. Es justo el modelo contrario al elegido por las cajas de Unnim (Sabadell, Terrassa y Manlleu), que agotarán los 24 meses de plazo.

Las juntas de las seis cajas que pasarán a ser dos (por una parte, Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona, y por otra, las entidades de Terrassa, Sabadell y Manlleu) se han reunido en sus sedes, como último trámite antes de trabajar en grupo.

Ambos proyectos tienen ya el visto bueno del Banco de España y de Bruselas. La nueva Caja Catalunya-Manresa-Tarragona contará con más de 80.000 millones de euros de activos, y ha solicitado 1.250 millones de apoyo público al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). Su director será el actual director general de Caixa Catalunya, Adolf Todó. Por su parte, Unnim logra en conjunto unos activos de unos 30.000 millones y ha demandado ayudas por valor de 380 millones. Su director general será, al menos al principio, Enric Mata, el hasta ahora hombre fuerte de Terrassa.

El paso definitivo que da hoy Unnim llega tras varias idas y venidas y sobre todo, del traspié que supuso que Caixa Girona se descolgara del proyecto a principios de marzo, cuando ya estaba todo prácticamente listo (se habían aprobado los detalles de la nueva entidad en las asambleas y habían calculado incluso la ayuda que pedirían a Bruselas para la reestructuración a cuatro bandas) ya no hay vuelta atrás. Mañana sus responsables ofrecerán unas palabras en la nueva sede corporativa de la entidad, situada en la plaza de Cataluña.

Detrás de las dos nuevas macrocajas quedan además 540 sucursales bancarias cerradas (porque algunas oficinas se solapaban o porque no encajaban con el plan de las nuevas cajas) y unos 1.800 puestos de trabajo desaparecidos, la mayoría de los cuales se suprimirán mediante jubilaciones y bajas incentivadas.

En el nuevo mapa que se configurará tras las asambleas de esta tarde quedan 6 cajas catalanas, en lugar de 10. Tres de ellas muy potentes (La Caixa, que es la primera caja de ahorros de España; Caixa Catalunya-Manresa-Tarragona; y Unnim) y otras tres más pequeñas (Caixa Laietana, Caixa Penedès y Caixa Girona), que de momento no han querido unirse a ninguno de los proyectos, a pesar que sólo falta un mes y medio para que finalice el plazo para pedir préstamos al FROB y enfrentándose a la insistencia del Banco de España y el Gobierno catalán, que creen necesario que todas las entidades ganen peso para afrontar la crisis económica.

Aun así, mientras que Girona ha insistido que piensa ir en solitario, Penedès lidera contactos en las últimas semanas para afrontar una fusión con entidades fuera de Cataluña. En la búsqueda de posibles socios, ha llamado a la puerta de la caja balear Sa Nostra. La Generalitat ha declarado en varias ocasiones que espera más fusiones y que preferiría que las tres entidades 'descolgadas' fueran en el mismo barco.

Salida en Caixa Manresa

Más inmediata será la salida del actual director general de Caixa Manresa, Feliu Formosa, tras un recorrido de 15 años en la entidad. Formosa ha informado al consejo de administración de la caja de que no formará parte del equipo de profesionales de la nueva entidad financiera, aunque defiende que se trata de la "mejor opción de futuro" para la entidad de Manresa porque le da dimensión, garantiza la presencia del territorio en los órganos de gobierno y en la obra social pese a su menor tamaño, y supone una salida para la plantilla, según ha defendido esta tarde.

Formosa, que por ahora ha hecho caso omiso a los cantos de sirena que le han llegado hasta ahora en el movido sector financiero catalán, permanecerá en principio en su cargo actual hasta julio