Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Correos garantizará el servicio postal público al menos 15 años más

Valencia acoge una conferencia de alto nivel de la Comisión Europea sobre el reparto de cartas y paquetes en un mundo digital.-16 Estados traspondrán la última directiva en 2011, y el resto dos años más tarde

Correos y Telégrafos ejercerá como operador designado por el Gobierno para la prestación del servicio postal público y universal, al menos durante 15 años más, el máximo que permite la tercera directiva europea al respecto que entrará en vigor a finales de año. El Ministerio de Fomento prepara una nueva ley para regular el servicio, las condiciones que debe ofrecer el operador designado, las fórmulas para adjudicar la prestación de forma que garantice la universalidad del servicio.

Las líneas generales de la nueva norma se han perfilado en Valencia con ocasión de una conferencia de alto nivel de la Comisión Europea bajo el ilustrativo título Servicios de reparto para un mundo digital. El debate ha girado sobre cuestiones como: ¿Compensará el comercio electrónico la caída del tráfico postal privado?, ¿Cómo afectará la firma digital y la administración electrónica a las empresas postales?, ¿Cómo garantizar la universalidad del servicio sin interferir en la libre competencia?

La nueva ley derogará la norma de liberalización del servicio aprobada en 1997 bajo el Gobierno de José María Aznar. Pero los servicios postales en España siempre han tenido una cierta tradición liberal puesto que la distribución de publicidad y paquetería en las grandes ciudades ha estado abierta a la competencia privada desde hace cincuenta años.

José Blanco, ministro de Fomento, ha inaugurado la sesión con una descripción somera de los retos que afronta la armonización del mercado interior en materia de servicios postales. Todos los Estados arrastran sus propios modelos en la prestación de un servicio milenario que contrata a 1,5 millones de europeos en su vertiente pública y hasta cinco millones si se acumulan todos los servicios de paquetería, mensajería o servicios de valija. Los servicios postales representan el 1% del PIB europeo.

Blanco ha recordado: "Hemos pasado dos años de transición hasta la plena realización del mercado interior de los servicios postales por un duro periodo de contracción económica al que no ha sido ajeno el sector postal. La disminución de la actividad económica de las empresas ha supuesto una reducción de sus gastos en publicidad directa y otros envíos de correspondencia". "Esto se ha traducido en una contracción del mercado postal y en la aceleración del efecto de sustitución de los envíos físicos por los envíos electrónicos. Eso es así en todo el mundo. Correos modernos, que gozan de reconocimiento social como son los de Japón o Estados Unidos, han sufrido claramente esta nueva situación. Así, el Servicio Postal de los Estados Unidos ha anunciado unas pérdidas de 297 millones de dólares en el último trimestre del año pasado", ha afirmado también el ministro.

Característica de los servicios postales es la necesidad de mano de obra intensiva. Blanco ha lanzado flores a "los casi 66.000 trabajadores de Correos y Telégrafos que dan servicios en una red que cubre todo el territorio español con 2.250 oficinas complementadas por 7.676 puntos de servicio en el ámbito rural". "Trabajadores a los que quiero reconocer su buen hacer y su profesionalidad", ha destacado el ministro. Y ha subrayado: "Nuestra empresa pública es una garantía del compromiso del Gobierno con un servicio postal universal de calidad que sirva a las demandas de los ciudadanos en todo el territorio español".

Decenas de trabajadores de Correos se habían concentrado a las puertas del hotel de Valencia que albergó la reunión para exigir que se negocie la transposición de la norma. Los representantes de UGT, contrarios a la protesta, han participado en la reunión de la Comisión Europea.

Blanco ha asegurado que la nueva norma española debe asegurar "un regulador independiente, profesional y al servicio del sector postal español y del interés general" y "un adecuado sistema de financiación, estable y suficiente, es la tercera de las patas que sostienen la prestación del servicio postal universal".

Joaquín Almunia, comisario de la Competencia, ha desgranado las fórmulas para financiar el servicio universal y público sin incurrir en los problemas que entrañan las ayudas de Estado. La Unión Europea garantiza los servicios públicos aunque no sean rentables, pero no interferirá en zonas donde las prestación pueda entrañar beneficios a los operadores privados. Almunia ha explicado que acaba de pedir información sobre unos avales públicos concedidos a una empresa de paquetería que opera en la ciudad alemana de Leipzig, donde su actividad es rentable y los avales podrían considerarse ayudas públicas.