Normalidad en las autopistas catalanas durante la primera jornada de huelga de sus trabajadores

Abertis levanta todas las barreras en las carreteras. -El Servicio Catalán del Tráfico reporta una circulación intensa y fluida

El Servicio Catalán del Tráfico (SCT) no ha reportado novedades durante la primera jornada de paro de unos 1.500 trabajadores de la concesionaria Acesa. Las empresas han decidido levantar las barreras para evitar colapsos en la movilidad, que según la SCT es fluida y constante. En el peaje del Garraf (C-32 sur) la concesionaria Aucat, que había levantado inicialmente las barreras, las ha vuelto a bajar debido a que sus trabajadores, explica la empresa, no han seguido la protesta.

Los manifestantes del resto de peajes se han puesto a las orillas de los peajes, con pancartas de mensajes que reivindican un trabajo digno. Según fuentes sindicales es en el de Martorell donde hay más participación en la protesta. Los trabajadores no se han quejado por la medida adoptada por Acesa y Aucat y han afirmado que no buscan perjudicar a los viajeros.

Más información

La jornada afecta a todas las autopistas de las dos concesionarias de Abertis, es decir, a la AP-7, la AP-2, la C-32 y la C-33. El túnel del Cadí, los de Vallvidrera y la autopista Terrassa-Manresa son de otras gestoras y, por tanto, funcionarán con normalidad.

Los sindicatos UGT, CC OO y USOC llamaromn a los trabajadores de las concesionarias Acesa y Aucat a parar hoy y mañana, entre las 10.00 y las 13.00 horas. Esta madrugada los sindicatos dieron por rotas las negociaciones para alcanzar un acuerdo y decidieron mantener los paros de tres horas previstos entre hoy y el próximo 5 de abril, coincidiendo así con las vacaciones de Semana Santa.

El Departamento de Trabajo de la Generalitat decretó los servicios mínimos, aunque finalmente las barreras se levantaron. La consejera de Trabajo, Mar Serna, ha asegurado que se mantendrán reuniones para evitar que la huelga se alargue la semana que viene.

Los sindicatos han reunido con la directiva casi una decena de veces antes de llegar a los paros, pero el convenio lleva más de un año congelado."Los puntos más conflictivos son los que tienen que ver con la flexibilización de jornadas y las contrataciones nuevas. Ellos pretenden hacer los contratos nuevos de muy pocas horas y a los de plantilla nos complican cada vez más poder ajustar nuestras vidas a las de nuestras familias", explicó un miembro del comité.

Tras una maratoniana reunión, la empresa ayer ya daba casi por imposible evitar la huelga. Mandó un comunicado en el que aseguró que tomaría "todas las medidas necesarias" para evitar problemas de tráfico y anunció que se aplicará "el protocolo de actuación que regula la liberación del cobro en situaciones de carácter excepcional". Es decir, levantará las barreras si los trabajadores hacen huelga hoy y se produce colapso de tráfico.

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50