Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vivienda en Europa afronta una débil recuperación

La crisis del sector ha sido más corta y menos cruenta de lo que se auguró en 2008. - El elevado 'stock' pasará factura a España

La vivienda en Europa afronta una débil recuperación

Entre la primavera y el verano de 2009 parte de los mercados europeos de la vivienda empezaron a despertar lentamente en cuanto a volumen de ventas y precios, lo que hace esperar que la recuperación, aunque frágil, sea mayor en 2010. En general, el desplome ha sido corto y menos cruento de lo que se auguró en 2008. Y hay países como Gran Bretaña en los que la crisis podría haber tocado fondo ya. Ese no es el caso de España que comparte la escasez de financiación del resto de Europa pero añade un stock de un millón de viviendas.

La mala racha parece durar menos que en la crisis de los noventa, gracias a los tipos de interés bajos y, por otra parte, el desplome europeo ha sido menor que el estadounidense gracias a la solidez del estado de bienestar, con subsidios al desempleo y al acceso a la vivienda para rentas bajas. También es menor la morosidad que en EE UU (8%), con lo que hay menor presión para bajar los precios en Europa.

Desde el punto de vista de la oferta, era relativamente escasa en muchos países europeos por lo que ha podido ser absorbida por el mercado. En ese sentido, Irlanda y España se alinean más con los americanos que con el resto de Europa.

Según el Informe Europeo de la Vivienda de la organización de profesionales Royal Institution of Chartered Surveyors (RICS) los precios de la vivienda han subido notablemente en Noruega (12%), Finlandia (8%) y Suecia (7%). En Gran Bretaña, a pesar de que fue uno de los mercados donde la sequía crediticia fue más cruda, también aumentaron durante el año pasado. Aunque sólo un 1%, esta cifra supone una remontada del 10% respecto a abril de 2008. El vecino Portugal también está en la lista de países en que subió el precio aunque por un tímido 0,3%.

Descenso de entre un 4% y un 6%

En Alemania, Italia, Holanda y Francia las cifras registran un descenso de entre un 4% y un 6% pero RICS detecta estabilización y un ligero aumento en el precio durante este año.

En el otro bando, el pelotón de los países con mayor caída lo encabezan sin duda los bálticos con bajadas de hasta un 53% en Letonia. Irlanda anota un 18,5% de descenso, duplicando el de 2008, mientras que en España baja un 10%, al igual que en Polonia donde también hay un amplio stock. Amadeu Arderiu, de RICS España, pone a nuestro país como ejemplo de las economías a las que el boom inmobiliario "ha arrastrado a una especie de círculo vicioso". "En España -añade-, la difícil situación económica no ayuda al sector y el elevado stock podría incluso empeorar la situación".

RICS apunta que la vivienda en Europa presenta una recuperación a dos velocidades. Las economías que repuntan favorecen la demanda de vivienda, mientras que donde se atraviesan más dificultades y hay paro elevado, se hunde.

Con todo, la inseguridad sigue latente en toda Europa, ya que las economías europeas sólo muestran signos leves de crecimiento. "Los mercados distan bastante de volver a la normalidad", según el informe. Apuesta por ciclos más cortos en el futuro respecto a los de estos 20 años e incluso, aunque "las dobles caídas son muy poco frecuentes" no descarta totalmente la posibilidad de que las señales de recuperación sean "un falso amanecer" y que los precios en Europa vuelvan a caer en 2010. Prudencia toda y optimismo sí pero muy moderado.