Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mercado laboral

Sindicatos y patronal se comprometen a reformar la negociación colectiva en seis meses

El acuerdo recomienda fijar en los convenios "volúmenes de contratación temporal"

El pacto salarial que alcanzaron anoche patronal y sindicatos no sólo se limita a la revisión anual de los sueldos para los próximos tres años. El texto que han firmado esta tarde los líderes de CC OO, UGT, CEOE y Cepyme recoge el compromiso de los agentes sociales a reformar la negociación colectiva en medio año.

Este es uno de los cambios que más se han reclamado en los últimos meses desde diferentes ámbitos y por primera vez figura por escrito en un acuerdo de esta naturaleza. Tanto los partidarios de los cambios en los modelos de contratación (Banco de España y CEOE, entre otros), como los sindicatos reclaman cambios en la negociación colectiva. El objetivo será hacerla más "flexible".

De hecho, en las últimas semanas se han lanzado varias propuestas para llevar a cabo los cambios. Así Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO, habló a mitad de enero de eliminar el ámbito provincial de la negociación, lo que la simplificaría al dejarla sólo en dos ámbitos: el sectorial y el de empresa.

Por su parte, es probable que CEOE acuda a esta negociación con una de sus reclamaciones históricas: acabar con el principio de ultraactividad, es decir que los convenios no estén vigentes más allá del periodo para el que se han firmado.

Otro de los puntos sobre la mesa será la fijación de los temas (salarios, organización interna del trabajo...) que se tienen que negociar en cada ámbito.

Además del compromiso de reforma de la negociación colectiva, el acuerdo recomienda, por primera vez, a los negociadores de los convenios que fijen en sus acuerdos "el volumen global de contrataciones temporales".

Vista la facilidad con la que el gran número de contratos temporales ha permitido la destrucción de empleo, los sindicatos han venido reclamando su reducción (ahora el 25% de los asalariados tiene un contrato temporal, pero antes de la crisis llegó al 35%). De hecho, esta fue una de las principales demandas que llevaron a la mesa de negociación.

La redacción de este punto es bastante ambigua, pero en los acuerdos anteriores (el último el de 2008) no se recogía esta posibilidad.

El aspecto más concreto de las 24 páginas del texto es el periodo de vigencia del acuerdo, tres años, y el porcentaje de subida salarial que se recomienda para cada ejercicio. Así, se habla de un aumento "para el año 2010 hasta el 1%; para 2011 entre el 1% y el 2%; y para 2012 entre el 1,5% y el 2,5%". Los sindicatos aceptan de esta forma moderar los salarios durante este trienio, a cambio de "mantener y recuperar el empleo", según la redacción del acuerdo. No obstante, a lo largo del periodo de vigencia del acuerdo hay una cláusula que salvaguarda el poder adquisitivo de los asalariados durante este periodo.

Ante la difícil situación que atraviesan las empresas españolas y sus dificultades de financiación, otro de los consejos del preacuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2010, 2011 y 2012 es el de "posibilitar la inaplicación de los incrementos salariales del convenio correspondiente a aquellas empresas cuya estabilidad económica pudiera verse dañada, como consecuencia de tal aplicación". En todo caso, para aplicar las cláusulas de descuelgue, nombre con el que se conoce a esta posibilidad, se tendrá que seguir el camino que muestra el propio convenio y ponerlo en conocimiento de la comisión paritaria de seguimiento del convenio.