_
_
_
_

Juncker, reelegido presidente del Eurogrupo

El primer ministro luxemburgués logra dos años y medio más tras defender la necesidad de más coordinación en las políticas económicas

Los ministros de Finanzas de la zona euro han acordado esta tarde la reelección del primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, como presidente del Eurogrupo, por un periodo de dos años y medio más. Juncker, que ocupa el puesto desde 2005, ha logrado el respaldo necesario para su continuidad tras defender la necesidad de incrementar la coordinación de las políticas económicas entre los países de la zona euro.

El Eurogrupo, foro informal en el que participan los ministros de Finanzas de la zona del euro, se ha pronunciado "por unanimidad", según el portavoz del primer ministro luxemburgués. Juncker, que también es responsable del Tesoro en Luxemburgo, ha detallado durante la reunión su programa para este nuevo periodo, tal y como le habían requerido la francesa Christine Lagarde y otros ministros, que deseaban que el candidato fuera votado sobre la base de un programa de trabajo. Lagarde ha manifestado su preferencia en este sentido durante la sesión de diciembre, en la que se habló de la aplicación del tratado de Lisboa en lo referente al Eurogrupo y donde ya quedó claro que se iba a producir la reelección de Juncker, puesto que no había más candidatos para el puesto.

Más información
Los socialistas europeos descartan a Blair
El primer ministro belga, en la batalla para presidir la UE

Una "representación unificada"

España, como Holanda y Alemania, han mostrado desde el principio su apoyo a Juncker. En una carta dirigida a los ministros de la zona del euro en la que detalla sus prioridades para el nuevo mandato, Juncker destacaba este fin de semana la importancia creciente que ha adquirido el Eurogrupo. El nuevo tratado reconoce por primera vez la existencia de este órgano, aunque todavía como foro informal, cuyas decisiones deben ser oficializadas por el Ecofin, esto es, por los 27 ministros de Finanzas de la UE, incluidos los que no han adoptado la moneda única.

Juncker recuerda en la carta que, en el ámbito específico de la coordinación de la política presupuestaria, el "foco del debate se dirigirá todavía más claramente hacia el Eurogrupo", dado que el nuevo Tratado estipula que sólo los miembros de la Eurozona estarán autorizados a votar en los procedimientos por déficit excesivo que se incoen contra alguno de ellos. Además, propone ampliar el papel del grupo en lo que respecta a la coordinación de las políticas económicas en general.

"Debemos realizar un ejercicio formal similar a la revisión presupuestario a medio plazo y los intereses específicos que compartimos deberían verse reflejados claramente en el capítulo de las orientaciones macroeconómicas dedicado a la Eurozona", afirma. Añade que, cuando las políticas de un Estado de la zona no sean consisentes con las orientaciones europeas o pongan en peligro el correcto funcionamiento de la unión económica y monetaria, "la Comisión Europea no debería dudar" en dirigir una "advertencia" al Estado miembro concernido.

Después de la advertencia, "el Eurogrupo debería mantener una discusión franca con dicho Estado a fin de asegurar que toma medidas efectivas". Juncker propugna igualmente una "representación unificada" de la Eurozona en las instituciones financieras internacionales y reclama "acceso a un secretariado" específico para poder preparar debidamente las contribuiones cada vez más importantes de los Dieciséis países miembros del Eurogrpo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_