Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión fiscal cayó en España e Islandia más que en el resto de países ricos en 2008

El descenso del 37% al 33% se debe al desplome de ingresos estatales por la crisis

José Luis Rodríguez Zapatero justificó en septiembre una de las mayores subidas de impuestos de la historia de España con el argumento de que, incluso después de su entrada en vigor, la presión fiscal sería inferior a la de 2004. El informe que acaba de hacer público la OCDE viene a dar la razón a lo que dijo entonces el presidente del Gobierno. Porque de los 26 Estados que estudia el documento, la carga fiscal sólo cayó más en Islandia que en España en 2008. Según los datos del club que reúne a los países ricos, se ha pasado en tan sólo un año del 37,2% del PIB al 33%.

Pero este indicador (que mide los ingresos públicos en relación a la riqueza que cada país genera al año) tiene truco: porque un desplome como el español -superior a cuatro puntos porcentuales- no obedece sólo a la rebaja de impuestos, sino a una caída vertiginosa de los ingresos del Estado a causa de la crisis. Así se explica que los tres países de la OCDE donde la presión fiscal ha caído más -Islandia, España e Irlanda- estén entre los más vapuleados por la Gran Recesión que comenzó en 2007.

Las cuentas del Estados se resintieron principalmente por la merma de ingresos que supuso el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el descenso de contribuyentes que ha provocado un paro al galope.

Por otra parte, las bajadas de impuestos en forma de cheque de 400 euros para todos los contribuyentes o el aplazamiento del IVA también contribuyeron a debilitar las arcas públicas.

El documento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico sitúa a España ligeramente por debajo de la media del resto de países, cuya carga fiscal ha descendido sólo medio punto, hasta el 35,2% del PIB.

Dos tercios de los países consultados vieron cómo se reducía en 2008 la presión fiscal. Y el organismo internacional prevé que esta tendencia se mantenga a lo largo de este año. Justo lo contrario que ocurrió en los noventa. "Los Gobiernos actuaron con decisión en 2008 y 2009 para apoyar la demanda durante la crisis", ha afirmado el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, que ha alertado del reto que supone para los Gobiernos "mantener unas finanzas públicas sólidas".

Dinamarca, con un récord del 48,3% del PIB, es el que más carga con impuestos a sus ciudadanos. En el extremo opuesto está México, que tan sólo impone un 21,1%.