Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Caixa compra Adeslas a cambio de ceder a la francesa Suez el control de Agbar

La caja desencalla un acuerdo con su socio y pagará 1.178 millones por la aseguradora

La Caixa y su socia Suez Environnement, que llevan meses negociando de forma intermitente el futuro de Aguas de Barcelona (Agbar), han alcanzado por fin un pacto por el cual la primera caja española comprará el 100% de la aseguradora Adeslas a cambio de cederle el control de la compañía catalana, que saldrá de Bolsa, al grupo francés.

Según ha informado hoy La Caixa a la CNMV, que ha suspendido durante una hora la cotización de Critera y Agbar, la primera caja española y el grupo francés reordenarán sus participaciones en la compañía de servicios catalana para colocar a Suez Environnement con el 75,01% de su capital. Tras la operación, el brazo inversor de La Caixa, retendrá entre un 15% y un 25% de Agbar y recibirá entre 647 y 871 millones de euros por vender su participación directa e indirecta a su socio partiendo de un precio de referencia de 20 euros por acción. Los títulos de Agbar cerraron ayer a 18,23 euros. Sin embargo, la negociación ha partido siempre de la base de que el precio debía ser más elevado, considerando la prima de control que implica la operación. Hoy, sus acciones han subido con fuerza un 9% en su regreso hasta los 19,95 euros. Criteria, por su parte, se tenía que conformar con un avance del 0,72%.

La caja conservará entre el 20% y el 25% de Agbar a través de Criteria

Hasta ahora, la caja que preside Isidre Fainé poseía a través de Criteria un 11,5% de Agbar, pero además de esta participación, controlaba un 49% del holding Hisusa, que a su vez controla un 66,5% de la compañía que preside Jordi Mercader y dirige Ángel Simón. El 51% restante de Hisusa está en manos de Suez.

Agbar, que mantendrá en Barcelona la sede del grupo, es uno de los grupos líderes en el mundo en la gestión del ciclo integral del agua en fase de expansión internacional y, sólo en España, da suministro a 13 millones de clientes en 1.200 municipios y a otros 10 millones en el resto del mundo. Además, está presente en todas las comunidades autónomas españolas.

El primer paso para llevar a cabo la reorganización, de la que la Generalitat ya tenía conocimiento, será una OPA de exclusión a 20 euros por acción del 10% de su capital que no controlan para sacar a Agbar de Bolsa. A este precio, añade la nota, la compañía no distribuirá dividendos con cargo a resultados del ejercicio 2009.

Estrategia de La Caixa

La operación es el perfecto reflejo de la senda estratégica que ha decidido tomar La Caixa: por una parte, replegarse en las participaciones de carácter industrial, sin abandonarlas; por la otra, reforzar la pata financiera y aseguradora de Criteria, el grupo que vehicula sus inversiones y también su expansión internacional.

Así, la otra cara de la moneda de la operación da consistencia al negocio asegurador. Y es que, a resultas de ella, La Caixa se quedará como primer accionista de la firma que en España lidera los seguros de salud: Adeslas, con un volumen de primas de 1.162 millones de euros, más de tres millones de asegurados y una importante red de clínicas sanitarias.

Actualmente, Adeslas tiene dos grandes propietarios: Agbar, con un 55% del capital, y la mutua francesa Médéric, con el otro 45% y en la que tiene presencia la familia Sarkozy. Agbar se convirtió en primer accionista de Adeslas hace 20 años. La caja, que estima que la operación quedará concluida durante el primer semestre de 2010, pagará 491 millones de euros por la participación de Méderic y otros 687 millones por la de Agbar.

Francia y España, pilares del negocio

De su lado, Suez pagará a La Caixa con los recursos que cobre Agbar a raíz de la venta de su aseguradora de salud. Esta operación concentrará definitivamente a Agbar en el negocio del agua. Suez ha dicho siempre que Francia y España son sus dos pilares estratégicos, de interés prioritario. Agbar ha aportado 1.500 millones de euros a sus cuentas del último año. Otra cosa es la aventura del grupo francés en Gas Natural, en la que por ahora está en fase de repliegue al no haber logrado ni entrar en el consejo ni tener ninguna influencia sobre la gestión.

Pero la cosa no queda aquí. Hace tiempo que La Caixa viene barruntando la posibilidad de integrar el negocio de Adeslas con la cabecera de su negocio asegurador, SegurCaixa Holding, que preside Ricard Fornesa y que es especialmente fuerte en los segmentos de vida y de pensiones.

Cuando empezó a hablarse, antes del paréntesis estival, sobre la posibilidad de que saliera adelante esta operación, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona reaccionaron con recelo. Sin embargo, La Caixa podría haber dado garantías a las instituciones sobre el control de la distribución de agua en Barcelona.

Desde Francia, Suez Environnement ha señalado que la operación generará entre 20 y 30 millones de euros en concepto de sinergias anuales en materia de tasa de proyección sobre operaciones al nivel del beneficio bruto de explotación (Ebitda). Además, dará lugar a 15 millones de optimización fiscal y financiera.

Nin aboga por seguir recapitalizando entidades

El director general de La Caixa, Joan Maria Nin, ha destacado hoy que todavía es necesario recapitalizar entidades financieras españolas para contribuir a la salida de la crisis y a normalizar el flujo de crédito. Durante la inauguración de las XVIII Jornadas de Política Financiera en Barcelona, el director general de la primera caja española ha considerado que hace falta lograr la estabilización del sistema financiero global para salir de la crisis, y que para ello todavía deben aflorar todas las pérdidas que han sufrido las entidades.

Así, ha recordado que hasta ahora se han reconocido pérdidas por valor de 1,65 trillones de dólares, pero que el FMI calcula que llegan a los 2,8 trillones. Por ello, ve todavía necesario recapitalizar algunas entidades, "internacionales y nacionales". El directivo ha explicado que un año después del periodo de mayor incertidumbre y sensación de "peligro" por la posible evolución de la crisis, la recesión global "apunta a una tímida recuperación, aunque todavía débil".

Además, ha atribuido la mejora al empuje de los países emergentes -como China, que crece al 8%-, y ha hecho referencia a la mejora de las previsiones del FMI, que augura una caída de la economía mundial del 1% en 2009

Más información