Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cebrián dice que los cambios en el grupo le permiten ver el porvenir con entusiasmo

"La crisis desatada tras el pánico financiero del pasado otoño ha castigado con severidad al sector de medios, que experimenta cambios tecnológicos estructurales que determinarán un futuro diferente, más prometedor pero también más comprometido para los medios tradicionales".

Es la opinión del consejero delegado de PRISA, que dio este lunes una conferencia en el Foro de la Nueva Economía e hizo un repaso de la situación de la prensa, la crisis económica y las relaciones de este grupo empresarial con el Gobierno.

Cebrián destacó que el Grupo PRISA está instrumentando medidas de urgencia para hacer frente a la situación, y a la vez está preparando cambios "de extraordinario calado que puedan permitirle contemplar el porvenir con verdadero entusiasmo". El consejero delegado resaltó que cuando los grandes periódicos del mundo han entrado en pérdidas, EL PAÍS tendrá beneficios. Explicó los motivos: "La buena disposición de los bancos a seguir apoyando nuestras operaciones y la actitud de un buen número de inversores, dispuestos a reforzar nuestros fondos propios y a participar en las actividades de nuestras filiales".

Acerca de la crisis económica, Cebrián insistió en que "demanda un verdadero acuerdo nacional, con la participación de las dos grandes formaciones". Pero el consejero delegado aseguró que no está de acuerdo "con los que dicen que el Gobierno no ha hecho nada, o todo lo ha hecho mal". Puso como ejemplo el plan E, que calificó como "una medida acertada", y aseguró que "el Gobierno fue diligente a la hora de garantizar la liquidez de las entidades financieras, cuyas estrecheces amenazaban con poner en peligro el sistema de pagos". Y añadió: "Nadie en su sano juicio puede hacer responsable a este Gobierno" de las dificultades económicas que atraviesa España.

Cebrián habló de las relaciones de los medios de PRISA con el Ejecutivo: "Únicamente hemos puesto de relieve el titubeo creciente de los gobernantes a la hora de enfrentar la crisis económica y su abuso en la manera de legislar, a la hora de hacerlo y por motivos espurios en el caso concreto del decreto ley del 13 de agosto".

Cebrián recordó que PRISA "ha sido favorable a la regulación de la TDT de pago". "Contra lo que nos hemos manifestado", aclaró, "es contra la interferencia abusiva del Gobierno en el normal desarrollo de los mercados, cambiando las reglas del juego de manera arbitraria, precipitada e improvisada". Y añadió que "la presencia frecuente en esos episodios de un ministro [en referencia a Miguel Sebastián] que ha decidido que nos quitemos la corbata como único plan energético visible, tiñe de perfiles risueños las opiniones sobre la idoneidad de los políticos".

"El que tan experto economista utilice los pasillos del Congreso para mentir y atacar con sus mentiras a un grupo de comunicación nos habla de paso de su mermado entendimiento democrático", añadió. Sebastián afirmó que con la aprobación de la TDT de pago se acababa con 20 años de "monopolio", en referencia a Canal +, cuando ha habido diversos operadores como Quiero TV, Vía Digital, Imagenio y Ono, entre otros.