Coyuntura económica

Bruselas empeora las previsiones de España frente a la mejora de Alemania y Francia

La economía española caerá un 3,7% este año y será la única que seguirá en recesión a finales de 2009.- El Gobierno respeta pero no comenta el informe e insiste en que confía en sus medidas para salir de la crisis

Frente al contenido optimismo de la Comisión Europea sobre la evolución reciente de la coyuntura y sus perspectivas a corto y medio plazo, la economía española no levanta cabeza. Según las nuevas previsiones que Bruselas ha hecho públicas este lunes, la economía española se contraerá en 2009 medio punto más de lo previsto con una caída del 3,7% y, lo que es peor, será la única entre los socios europeos que siga en recesión a final de 2009, con lo que será una de las últimas de la UE en superar la crisis, tal y como sostienen el resto de organismos internacionales.

A pesar de este nuevo jarro de agua fría para los más optimistas, el Gobierno español ha asegurado que confía en las medidas diseñadas frente a la crisis para salir de la recesión cuanto antes. Fuentes del Ejecutivo han mostrado su "respeto" hacia el informe hecho publico hoy por la Comisión, pero no han entrado a analizarlo. Por su parte, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha relativizado las previsiones económicas de la CE y ha optado por destacar que la "hoja de ruta" del Gobierno español para salir de la crisis "coincide exactamente" con la planteada por Bruselas.

Almunia cree que España atraviesa una recesión "menos profunda que la media pero más larga"
"Lo peor de la crisis ha pasado ya, no es así en términos de empleo"

Más información

Por su parte, el secretario de Economía y Empleo del PP, Alvaro Nadal, ha asegurado este lunes que las nuevas previsiones suponen la confirmación de que España "estaba mucho peor preparada que otros países" para hacer frente a la crisis.

Menos profunda pero más larga

La economía española atraviesa una recesión "menos profunda que la media europea pero más larga", ha explicado el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, que también ha advertido de que la factura de la crisis en términos de paro será mayor para España. Sin embargo, No obstante, ha hecho hincapié en que la contracción es inferior a la del 4% pronosticada para la media de los países del euro y los Veintisiete.

Las razones del retraso de España hay que buscarlas, según Bruselas, en la lentitud que está mostrando la economía española para absorber "el ajuste de los desequilibrios acumulados durante los últimos diez años", léase excesivo peso del ladrillo, alto endeudamiento de los hogares, déficit y una alta dependencia de la financiación exterior. Una situación que, tal y como añade el Ejecutivo Comunitario, se verá agravada a lo largo del presente ejercicio por la aceleración en la destrucción de empleo que ha tenido lugar durante la primera mitad del año y que se traducirá en un mayor recorte del consumo, el gasto privado y la inversión.

Mayor deterioro del empleo

Sobre el deterioro del mercado laboral, Almunia ha precisado que el efecto de la caída de la actividad en el empleo -que tiene un retardo de entre tres y cuatro trimestres- será más negativo en España. Aunque las previsiones presentadas este lunes no incluyen estimaciones en este ámbito, el comisario ha dejado claro que España registrará un aumento del paro "mucho mayor" que la media europea, y también la destrucción de puestos de trabajo será más cuantiosa. "Lo peor de la crisis ha pasado ya, no es así en términos de empleo", ha declarado.

Los analistas comunitarios llaman la atención, en cualquier caso, en que la caída se irá moderando en los próximos meses en base a al abaratamiento del crédito, la mejora de la confianza de los consumidores y el aumento de la afiliación en julio y agosto. En el ámbito de la inversión, dejan claro que el ajuste en el sector de la vivienda continuará al ritmo actual, pero son algo más optimistas respecto a la inversión en equipo, cuya caída podría ralentizarse en el segundo semestre.

Deterioro de la demanda interna

Asimismo, la demanda interna restará al crecimiento del PIB más de 6,5 puntos porcentuales. En cuanto al sector exterior, la Comisión prevé que este año haga una aportación positiva al PIB de en torno a 2,9 puntos. Respecto a la inflación, espera que continúe en tasas negativas, para volver a terreno positivo en el último trimestre. A final de año, la inflación interanual en España rondará, según estos cálculos, el 0%, frente al 0,4% de media previsto para los países del euro.

Las nuevas cifras de Bruselas para España suponen una revisión a la baja de medio punto respecto a las anteriores estimaciones publicadas en mayo (-3,2%) y son ligeramente peores que las que maneja el Gobierno (que prevé una caída del PIB del 3,6% en 2009).

En contraste, el Ejecutivo comunitario revisó al alza las previsiones de crecimiento para Francia (que se contraerá un 2,1% en lugar del 3% estimado en mayo) y Alemania (5,1% en lugar del 5,4%), que salieron de la recesión durante el segundo trimestre del año. Además, mantiene la media de la eurozona y de la UE (-4% en ambos casos) tras rebajar sus proyecciones, además de para España, para Italia (-5%), Países Bajos (-4,5%) y Reino Unido (-4,3%).

España se mantiene al frente del desempleo en la eurozona y la OCDE

España fue el segundo país de la zona del euro que más empleo destruyó en el segundo trimestre de 2009, con un 1,3% menos de puestos de trabajo que en los tres meses anteriores, sólo superado por Eslovenia (1,4%). De media, el empleo descendió un 0,5% entre los socios del euro y un 0,6% en los Veintisiete en comparación con el trimestre anterior, según los datos publicados hoy por Eurostat.

Según estos datos, en la Unión Europea se perdieron 1.443.000 empleos entre abril y junio de este año, mientras que el número de personas con trabajo en los países del euro disminuyó en 702.000. De ellos, según las últimas cifras publicadas por Instituto Nacional de Estadística (INE) de España, el mercado español habría aportado más de un 11% con 126.700 nuevos parados, aunque los dos organismos emplean diferente metodología.

En este periodo había en la Unión 222,7 millones de personas con trabajo, de los que 145,6 millones corresponden al área de la moneda única. Los datos hecho públicos hoy muestran que el empleo continuó cayendo en la UE en el segundo trimestre, aunque de forma más atenuada que en los tres meses precedentes, cuando bajó un 0,7% en la zona del euro y un 0,8% en el conjunto de los Veintisiete.

De los diecisiete estados miembros para los que hay datos disponibles, los que registraron mayores descensos fueron Letonia (4,9%), Estonia y Lituania (1,8%), Eslovenia (1,4%) y España (1,3%).

En términos interanuales, el empleo retrocedió un 1,8% en la zona del euro y un 1,9% en el conjunto de la UE. Letonia (13,1%), Estonia (10,2%) y España (7,1%) lideraron las caídas del empleo en el segundo trimestre comparado con el mismo período del año anterior.

Lo más visto en...

Top 50