Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España cede cuatro posiciones en competitividad y baja hasta el puesto 33

La legislación y el deterioro económico llevan a la economía española a caer hasta el nivel de Brunei. -El sistema financiero pierde 14 escalones

La economía española se sitúa en el puesto 33 en la clasificación de los países más competitivos a nivel mundial elaborada por el Foro Económico Mundial (FEM), cuatro puestos por debajo del resultado de hace un año, mientras que Suiza desbanca a EEUU como el país más competitivo del mundo.

La última edición del Informe de Competitividad Global 2009-2010, elaborado por un equipo de economistas dirigidos por el español Xavier Sala-i-Martín, analiza el grado de competitividad de 133 países atendiendo a diferentes magnitudes macroeconómicas como el tamaño del mercado, la legislación, las infraestructuras, las políticas económicas, el I+D y el mercado laboral.

España obtiene una valoración de 4,59 puntos (frente a un máximo posible de siete puntos) y cede cuatro posiciones respecto al año pasado, y se sitúa inmediatamente detrás de Brunei y por delante de Chipre. De este modo, la economía española aparece como la novena más competitiva de la zona euro, solo por delante de Chipre, Eslovenia, Portugal, Eslovaquia, Italia, Malta y Grecia, que ocupa el puesto 71 y es el peor clasificado entre los países de la eurozona.

A este respecto, los economistas del FEM destacan que la competitividad de España continúa beneficiándose del tamaño del mercado disponible para sus empresas nacionales, que ocupa el puesto 13, así como la adecuación tecnológica (puesto 29), las buenas infraestructuras (puesto 22) y la buena calidad de la formación superior (puesto 33). En el lado negativo han pesado factores como su marco institucional (puesto 49), así como el debilitamiento registrado desde el año pasado por la estabilidad macroeconómica del país, que ha pasado a ocupar el puesto 62 desde el 30 del año pasado.

La rigidez del mercado laboral, principal preocupación

No obstante, los autores del informe destacan que "la mayor preocupación" continúa siendo la elevada rigidez del mercado laboral, que lleva a España a ocupar el puesto 122, lo que a juicio del FEM desalienta la creación de empleo, "algo especialmente preocupante ante el reciente aumento del paro hasta el 19%, el más alto de la zona euro".

"Se prevé que la recesión será especialmente perjudicial para la competitividad de Islandia y España", advierte el informe, que, además, llama la atención sobre la caída de 14 posiciones sufrida por el sector financiero español, que ahora se sitúa en el puesto 50 de la clasificación.

"Esto es interesante porque el sector financiero español fue elogiado por los líderes mundiales durante la cumbre del G-20 en 2008, justo antes de que las empresas del sector de la construcción se declararan en suspensión de pagos como consecuencia de la explosión de la burbuja inmobiliaria, provocando un agujero considerable en los balances de las principales entidades financieras del país", señala el informe.

Latinoamérica mejora pese a la crisis

Uruguay, Brasil, Trinidad y Tobago, Colombia, Perú y Costa Rica mejoraron su competitividad en 2009, aunque la región espera una contracción del 1,9% este año, según el análisis del Foro Económico Mundial (FEM) publicado ayer.

El Informe de competitividad global 2009-2010 (IGC, en sus siglas en inglés) destaca que la zona ha podido protegerse de la crisis gracias a la solidez que su macroeconomía ha conseguido estos años, y proyecta un crecimiento en 2010 de un 3,1%, más rápido que el resto del mundo (un 1,9%), después de una contracción del 1,9% este año.

El estudio destaca los altos niveles educativos y de gobernabilidad en el subcontinente, así como la diversificación de la producción y la exportación hacia sectores como la alta tecnología y el ecoturismo; y en lo negativo, su inestabilidad económica y la baja calidad de sus infraestructuras.

Chile ocupa el primer puesto de la región, gracias a una "oportuna liberalización y apertura", según detalla el informe. Con el mercado financiero más desarrollado de la región y un mercado interno en crecimiento, Brasil lidera junto con México el fenómeno de las "multilatinas": firmas locales que ampliaron sus intereses en otros países de la región y de allí, al resto del mundo.

México, en el sexto puesto en Latinoamérica, se mantiene en el puesto 60 del IGC, lo que demuestra su "capacidad de recuperación ante la crisis global, en particular dada la cercana asociación con el ciclo de negocios de EE UU"; pero aumenta la preocupación por la ineficacia de sus instituciones públicas y el incremento de la violencia.

Los países latinoamericanos que reciben la peor calificación, de acuerdo con el informe, son Surinam, Ecuador, Nicaragua, Bolivia y Paraguay, debido a la situación de sus instituciones, burocracia e infraestructuras y la baja calidad de su educación y estabilidad social.

Más información