5.000 desempleados han visto reconocida ya la ayuda extraordinaria de 420 euros

El ministro de Trabajo asegura que el Gobierno adoptará las medidas que considere pese a las trabas de la patronal.- Deja abierta la puerta a una ampliación.- La oposición en bloque rechaza la prestación extraordinaria

La ayuda extraordinaria de 420 euros destinada a los parados que hayan agotado sus prestaciones que fue aprobada el pasado 13 de agosto tiene sus primeros beneficiaros. Según ha anunciado este jueves el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en el Congreso, el Servicio Público Estatal de Empleo ha reconocido, en nueve días, el derecho a recibir el subsidio a 5.000 personas de las 340.000 que el Ejecutivo calcula que pueden percibirla.

El ministro ha manifestado al Congreso de que el Servicio Público Estatal de Empleo ha informado ya a 85.000 personas de que tienen derecho a la ayuda que, según los cálculos del Gobierno, costará 345 millones de euros a dicho organismo, que conseguirá la financiación a través de un suplemento de crédito.

Más información
Las comunidades piden ampliar la nueva ayuda a parados
El Gobierno no descarta congelar el salario de los funcionarios
El PSOE quiere sancionar a los parados que no hagan cursos desde el primer día

En cuanto a las acciones que se incluyan en los itinerarios de empleo, se financiarán con cargo a los presupuestos de los Servicios de Empleo competentes de las comunidades autónomas. Aquellos desempleados que quieran percibir la ayuda de 420 euros deberán inscribirse en dichos itinerarios activos de inserción laboral.

Además, Corbacho ha vuelto a situar la fecha de referencia de inicio de la medida en el 1 de agosto, lo que deja fuera a todos aquellos desempleados que agotaran sus prestaciones antes de ese día, una de las grandes quejas que ha suscitado la medida tanto por parte de los sindicatos, principales promotores de la ayuda como de partidos políticos.

Sin embargo, el ministro ha dejado abierta la puerta a una ampliación de la prestación, tal y como hiciera en su día el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien hizo un alto en sus vacaciones para anunciar que el Ejecutivo iba a revisar los plazos de la ayuda apenas dos días después de su aprobación.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Así, Corbacho ha asegurado que tiene "la firme voluntad de buscar un consenso lo más amplio" posible con todos los grupos del Congreso y que "será en ese diálogo donde deberemos explorar qué elementos nuevos deben concretarse".

La ayuda, tal y como ha reiterado el ministro en el Congreso, no es compatible con prestaciones similares adoptadas por las comunidades autónomas. Precisamente ayer, Corbacho se reunió con los representantes de empleo de los gobiernos regionales quienes le pidieron que se les permita complementar de alguna manera los 420 euros con sus propias medidas.

Sin diálogo social

Corbacho ha explicado en la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso que el Gobierno tomó la decisión de aprobar de urgencia la ayuda de 420 euros debido a la ruptura del diálogo social, marco en el que se ha debatido la medida, propiciada por los empresarios, al incluir sin previo aviso en la negociación puntos que habían sido excluidos explícitamente.

El ministro de Trabajo ha explicado que el Gobierno no piensa dejar de tomar las medidas que considere apropiadas solo porque una de las partes implicadas en el diálogo social no quiera, en clara alusión a la CEOE.

"El Ejecutivo", ha señalado Corbacho, "ha decidido actuar y adoptar una decisión que consideraba urgente e inaplazable" y que formaba parte de la propuesta de acuerdo presentada por el Gobierno en la última reunión del diálogo social. En su opinión, la postura de la patronal "ha creado frustración" la opinión pública.

No obstante, Corbacho ha asegurado que el Ejecutivo apuesta aún por el diálogo social, aunque ha considerado que "deben desaparecer los condicionantes y posturas intransigentes" que impidan alcanzar acuerdos.

Celestino Corbacho, ministro de Trabajo, al inicio de la reunión con las comunidades.
Celestino Corbacho, ministro de Trabajo, al inicio de la reunión con las comunidades.EFE

La oposición en bloque rechaza los 420 euros a parados

Cada uno con sus motivos pero al unísono: todos los partidos políticos del Congreso han rechazado hoy la ayuda extraordinaria de 420 euros a parados que hayan agotado las prestaciones de desempleo.

Desde la derecha, el Partido Popular ha exigido a Corbacho que aclare si el Gobierno planea revisar la medida, tal y como aseguró el presidente del Ejecutivo pocos días después de aprobarse, quien dejó entrever que la fecha de referencia de inicio de la medida, el 1 de agosto, podría retrasarse, aunque no especificó a cuándo.

El PP, por boca de los diputados José Ignacio Echaniz y Álvaro Nadal, ha acusado al Gobierno de engañar a los parados y de ocultar el ámbito temporal de aplicación de una medida que ha calificado de "monumento a la improvisación y la chapuza". Asimismo, ha insistido en que la ayuda solo supondrá un aumento del gasto público.

Además, el principal partido de la oposición ha reiterado que la distribución de renta aumenta cuando crece el empleo y ha asegurado que la diferencia entre ricos y pobres ha crecido en las legislaturas gobernadas por el PSOE.

Los partidos de izquierda, por su parte, han reconocido que la medida era necesaria pero, tal y como ha indicado el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, no se comparte ni la profundidad de la medida ni el procedimiento por el que se ha adoptado.

El representante de ERC ha sido mucho más conciso: su grupo no apoyará la medida sino se amplía su aplicación al 1 de enero y si no se dota a las comunidades autónomas de mecanismos de financiación para que pongan en marcha los itinerarios de inserción activa que prevé la aplicación de la norma.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS