Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moody's rebaja la calificación de Santander y BBVA

La agencia de calificación mantiene a los dos bancos en los primeros niveles de calificación pero muestra sus dudas sobre la exposición que tienen en mercados como el de España, EE UU o México

Un día después de ratificar la máxima solvencia de la deuda española, la agencia de medición de riesgos Moody's ha rebajado la calificación de los bancos Santander y BBVA al considerar que ambas entidades se verán afectadas por el gran deterioro de la economía española y la de los principales países en los que operan. En concreto, las calificación de las dos entidades pasan de Aa1 a Aa2.

En el caso de la entidad presidida por Emilio Botín, la rebaja se explica por su exposición al fuerte deterioro de la economía española, así como a la de Reino Unido y EE UU, mercados en los que ha incrementado recientemente su presencia con diversas adquisiciones. En cuanto a BBVA, además de por España y EE UU, la agencia muestra su preocupación por la evolución de la economía mexicana.

En ambos casos, Moody's considera que, aunque los mercados en los que trabajan BBVA y Santander a largo plazo podrían traer ventajas estratégicas, en el corto y en el medio, aumentan los riesgos para las entidades. En cualquier caso, la agencia de calificación explica que pese a esta rebaja, los dos bancos permanecen en los primeros niveles de calificación entre las entidades a escala nacional e internacional.

Moody's también rebajó la calificación de la fortaleza financiera -capacidad para afrontar sus pagos en solitario- del BBVA de Aa2 a Aa2 y la del Banco Santander del B a -B. Asimismo, la agencia rebajó la calificación de Banesto, perteneciente al Grupo Santander, desde Aa2 a Aa3.

El pasado 15 de junio, la agencia rebajó la calificación de 25 entidades españolas, entre las que se encontraban Banesto, Popular, Banco Sabadell, Bankinter, Caixa Cataluña. Además, ha avisado del significativo deterioro de la deuda de las comunidades. Ahora también ha decidido examinar la calificación de la fortaleza financiera

-capacidad para afrontar sus pagos en solitario- de 36 entidades.