Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Almunia asegura que aún faltan por aflorar pérdidas de los bancos

El comisario europeo defiende la "urgencia" de crear nuevas autoridades de supervisión comunitarias

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha apostado hoy por el realismo frente a las visiones optimistas sobre la crisis al asegurar que en el sistema bancario europeo todavía hay un "problema de transparencia", porque no han aflorado todas las pérdidas en los balances de las entidades financieras. Un factor que, en su opinión, impide la normalidad en el mercado y augura nuevas recapitalizaciones de entidades. Además, ha insistido en la "urgencia" de crear autoridades de supervisión financiera europeas, ya que, en su opinión, los nacionales "siguen siendo muy reticentes a coordinarse".

Durante su participación en el seminario La crisis económica española en un contexto global organizado por la Fundación Alternativas, Almunia ha considerado que en Europa, al igual que ocurre en EE UU, es necesario recapitalizar más entidades, una tarea en la que, a su juicio, el sector privado "debe ayudar". "La tarea inmediata es acabar de resolver los problemas que el sistema financiero sigue sufriendo para que el crédito fluya", ha defendido.

En su intervención, Almunia ha basado la salida de la crisis en una doble estrategia. En primer lugar, hay que retirar las "muletas" gubernamentales a las entidades financieras, recuperar el equilibrio presupuestario de los países y derogar las medidas excepcionales del Banco Central Europeo (BCE). Por otro, ha abogado por recuperar la senda del crecimiento.

En el primer apartado, el comisario europeo ha considerado que hay que empezar a pensar en una estrategia de salida de la crisis y en una retirada ordenada del Estado de las entidades en las que haya intervenido para evitar pérdidas de eficiencia y desventajas competitivas que ya están empezando a surgir. Un marco en el que ha incluido la "urgencia" de crear autoridades de supervisión financiera europeas frente a las nacionales, que "siguen siendo muy reticentes a coordinarse", ha criticado.

En este sentido, según informa hoy EL PAÍS, la Comisión presentará esta semana los dos pilares básicos de la futura supervisión: un organismo que evaluará los riesgos sistémicos -una especie de supervisor de supervisores que examinará los grandes riesgos de las finanzas europeas-, y una segunda entidad que fijará unos estándares mínimos para las inspecciones de las entidades bancarias, de seguros y de valores.

La renumeración de los ejecutivos, "reprochables"

También ha considerado necesario acabar con "la tolerancia con comportamientos como los que se han producido" en las entidades bancarias, en alusión a los sistemas de remuneración, que en su opinión han sido "claramente procíclicos, incentivadores de la asunción de riesgos más allá de lo razonable y éticamente reprochables".

Sobre el problema del déficit de los países miembros, Almunia ha vaticinado que, aunque de momento los Estados europeos no están teniendo problemas para emitir deuda, "dentro de un cierto tiempo" habrá tensiones "muy fuertes" de financiación en Europa, lo que supondrá problemas de endeudamiento público porque los actuales plazos son cortos. Según ha añadido, en un futuro próximo habrá muchos países que quieran refinanciar su deuda en los mercados, lo que elevará su precio.

En cuanto a la necesidad de recuperar cuanto antes la senda de crecimiento, que los organismos auguran para la segunda mitad del 2010, el responsable de la política económica del Ejecutivo comunitario ha limitado al 1% el avance máximo posible, por lo que ha instado a "hacer ahora" las reformas previstas en el Tratado de Lisboa. Asimismo, ha añadido sobre este extramo que la próxima presidencia española de la UE, que empieza en enero, será "clave" para el desarrollo de estas medidas.