Deterioro económico

El Gobierno afirma que la caída del PIB puede haber tocado fondo a principios de año

La economía aumeta su contracción al 3% en el primer trimestre por el retroceso del consumo, que duplica su ritmo de retroceso, y la inversión

Los datos que se van conociendo sobre la evolución reciente de la economía, además de superar la mayoría de las previsiones de los organismos internacionales, están confirmando que el primer trimestre de 2009 quedará para los archivos como la fase más destructiva de la recesión. De hecho, el nuevo secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, se ha estrenado hoy ante los medios dando un paso más allá al considerar que la caída del Producto Interior Bruto Español, del 3% en el primer trimestre, "puede haber llegado ya a su punto más álgido" y ha añadido que, con todas las cautelas, espera que en el segundo trimestre la evolución económica "no va a ser tan negativa", según informa Luis Doncel.

Más información
La crisis llega a la fase más destructiva
Bruselas prevé que la economía española caiga un 3,2% este año
El FMI pone cifras a la Gran Recesión
Salgado augura los primeros 'brotes verdes' "en unas semanas"

Según ha confirmado hoy el INE, frente al dato del 2,9% publicado el pasado viernes, la caída sin precedentes del consumo y la inversión desde hace medio siglo ha aumentado la contracción del PIB hasta el 3% en el primer trimestre con respecto a los tres primeros meses del pasado año, su mayor retroceso desde la crisis de 1959.

Además, esta caída del 3% hasta marzo duplica las desfasadas proyecciones que mantiene el Gobierno y que auguran un descenso del 1,6% para final de año. Comparado con los tres últimos meses del pasado ejercicio, la economía cayó un 1,9% y suma tres trimestres consecutivos a la baja. Asimismo, el mejor ejemplo del calado de la crisis es que el sector servicios -el de mayor envergadura de la economía española, con más del 60% del empleo y la actividad- entra en tasas negativas tras ceder casi dos puntos su tasa de crecimiento, pasando de un avance del 1,7% a un retroceso del 0,6% en el primer trimestre.

En su primera rueda de prensa, Campa ha argumentado su opinión de que no se repetirán datos tan negativos en que hay algunos indicadores económicos internacionales, y también nacionales, que desde principios de abril muestran que se puede estar produciendo ya una desaceleración de la caída económica. Así, ha aludido a las cifras de empleo de abril, "relativamente positivos", y a la evolución de los tipos de interés, las condiciones de crédito o incluso los mercados bursátiles, que muestran "los estados de ánimo". No obstante, ha insistido en que hay que tomarse este análisis con "mucha cautela" dada la "volatilidad" de la situación actual, por lo que se ha negado a dar ninguna proyección sobre cuándo se recuperarán tasas positivas o por dónde irán las próximas previsiones del Ejecutivo.

Concretamente, el consumo de las familias, que representa la mayor partida de gasto con un peso cercano al 55% del PIB, ha casi duplicado su ritmo de descenso desde el 2,3% con el que cerró 2008 hasta el 4,1% registrado entre enero y marzo. La razón, apuntan los expertos, está en que ni la actuación expansiva de la Administración, ni la disminución de la inflación, ni el descenso en los tipos de interés han logrado contrarrestar el fuerte deterioro del mercado laboral, que ha sufrido en este periodo el mayor aumento del paro de toda la crisis con la incorporación de 800.000 nuevos desempleados en las listas del Inem, según la Encuesta de Población Activa. En este punto, las cifras del INE reflejan que el empleo cayó un 6% en el trimestre, el mayor retroceso desde que arranca esta serie en 1995, lo que supuso la pérdida de 1,14 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

El gasto en alimentación cede ante la crisis

El dato conocido hoy sobre la contracción del consumo, superadas ya las cotas registradas en la anterior crisis de 1993, se sitúa por encima de los cálculos que el Banco de España publicó hace unas semanas, del 3,3%, y rebasa ampliamente la caída esperada por esta institución para todo el año, que era de un 3,1%. También ha incidido en este frenazo del gasto la menor renta disponible. De hecho, la remuneración de los asalariados, principal ingreso familiar, entró en ese trimestre en tasas negativas con un descenso del 2,1%, como consecuencia de la caída del empleo asalariado. De este lado, el único punto positivo de los datos hechos públicos hoy por el INE es que la reducción de los sueldos y la concentración de la carga de trabajo por el menor número de personal ha permitido un repunte de seis décimas en la productividad hasta marcar el 3,1% en tasa interanual.

Sin salir del apartado del consumo, todos los componentes de gasto familiar registraron en el primer trimestre tasas negativas, incluido el gasto en alimentación y en servicios, que hasta el trimestre anterior todavía evolucionaban de forma positiva. Sin embargo, el peor comportamiento siguió centrándose en los bienes duraderos.

La inversión, por su parte, cumple con las previsiones del antiguo instituto emisor tras aumentar su descenso hasta el 13,1%, frente al 9,3% registrado entre octubre y diciembre por el recorte desconcido hasta la fecha del sector inmobiliario residencial, de un 23,8%, y el deterioro de la industria, que cae un 10,2%. De otro lado, el gasto en consumo final de las administraciones públicas, aunque positivo, desaceleró nueve décimas su tasa interanual de crecimiento en el primer trimestre, hasta el 5,4%, en consonancia con el crecimiento de la compras de bienes y servicios y de la remuneración de los asalariados de estas administraciones.

La demanda interna duplica su aportación negativa al PIB

Con estos mimbres, la contracción del PIB español, la segunda consecutiva en términos anuales tras la del 0,7% de finales de 2008, fue resultado de la mayor contribución negativa de la demanda nacional. Fruto a su vez del descenso del gasto de los hogares y la inversión, que pasó de restar tres puntos a finales de 2008 hasta los 5,3 puntos de inicios de año. Mientras, la demanda externa estabilizó su aportación positiva al crecimiento agregado en 2,3 puntos, idéntico nivel que en el periodo anterior porque el recorte del consumo ha reducido las importaciones un 22,3%. No obstante, las exportaciones aumentan su descenso del 7,9% al 19% por la dismunición de la demanda en la UE.

Desde el Congreso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha apelado a su optimismo vital al afirmar durante la sesión de control al Ejecutivo que la caída del PIB del 3% supone un descenso "menos negativo" que en otros países como Italia, Francia, Inglaterra o Alemania. Sin embargo, no ha recordado el análisis de que según Bruselas España, por su especial exposición a la burbuja inmobiliaria, será el último miembro de la UE en superar la crisis.

A preguntas del líder del PP, Mariano Rajoy, que ha aludido a que la caída del 3% es "el peor dato de la historia", Zapatero lo ha enmarcado en un contexto de "grave recesión" y ha apuntado que el Gobierno afrontará la situación "volcando todos los esfuerzos" en proteger a aquellos con mas necesidades, también a las clases medias. Además, ha insistido en que el Gobierno está decidido a cambiar el modelo de crecimiento, para lo que contará con el concurso de los agentes sociales y grupos parlamentarios, y ha pedido al PP que se sume a ese trabajo "y deje de mirar al pasado".

De la misma opinión que el presidente, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, que ayer afirmó sobre los tan cacareados brotes verdes que "esperemos unas semanas y los veremos", se ha escudado hoy frente a las críticas de la oposición en que la crisis es la más grave desde la segunda guerra mundial y que afecta a todos los países desarrollados, al tiempo que ha recordado algunas de las caídas del PIB registradas en otros países que superan a la contracción del 3% que de España en el primer trimestre del año: Reino Unido ha caído un 4,1%, Italia un 5,9%, Francia un 3,2% y Alemania un 6,9%. "Y acabamos de conocer el dato de la economía japonesa, que ha caído un 15,2%", ha añadido.

El presidente asegura que la caída del PIB es "menos negativa" que en otros países de la UE, mientras Rajoy considera que este retroceso es "el peor dato de la historia".AGENCIA ATLASundefined

Las empresas aplazan 7.000 millones en pagos por cotizaciones

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que "a día de hoy" el Ejecutivo ha aplazado 7.000 millones de euros en relación con el cobro de cotizaciones a la Seguridad Social. Así ha respondido Zapatero a la pregunta del diputado de CiU Josep Antoni i Lleida en la sesión de control del Congreso sobre "si se puede aspirar" a una reducción de las cotizaciones sociales destinada a estimular las pequeñas empresas que mantengan o creen empleo.

Zapatero ha señalado que 100.000 autónomos se han beneficiado del aplazamiento de cotizaciones a la Seguridad Social de seis meses a un año y ha recordado que el Gobierno ha rebajado las cotizaciones en 0,7 puntos desde mediados de 2006. En su opinión, resulta "más eficaz" intensificar la bonificación para la contratación de trabajadores con dificultad de colocación que una política general dirigida a sectores que carezcan de problemas de empleo o tengan menos dificultades en la actual coyuntura.

Por su parte, Duran i Lleida ha contestado a Zapatero que la medida de aplazamiento de las cotizaciones para las pymes sería una "medida extraordinaria en un periodo extraordinario de dos años" que premiaría el mantenimiento del empleo.

Sobre este apartado, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha descartado una bajada generalizada de impuestos, al considerar que no sería una política acertada en un momento de crisis económica. Así, la vicepresidenta ha recordado que la rebaja de cinco puntos en el Impuesto de Sociedades a las pymes será sólo para aquellas que se comprometan a mantener o generar empleo.

El déficit comercial se reduce a la mitad en el primer trimestre

El déficit comercial se redujo un 47,7% en el primer trimestre del año hasta los 14.023,3 millones de euros, debido a que la crisis económica y el retroceso del consumo interno ha provocado una caída tanto de las exportaciones como de las importaciones.

Según los datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio publicados hoy este saldo deficitario es consecuencia de unas exportaciones por valor de 37.207,2 millones de euros, el 21,6% menos que hace un año, y unas importaciones de 51.230,5 millones, el 31% menos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS