Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre europea ante la crisis

Solbes relaciona la recuperación de la economía con la buena marcha de la cumbre del G-20

"Si somos capaces de llegar a conclusiones válidas para la economía global, podemos empezar a pensar en ser más optimistas para encontrar una salida a la crisis", ha asegurado

Vuelven las cumbres internacionales y vuelven las previsiones sobre el final de la crisis o el principio del final de la crisis. Aún queda más de un mes para una cumbre, la del G.20, que se celebrará en Londres el próximo 2 de abril y para la que España, esta vez sí, tiene sitio desde el principio. Una cumbre de la que se espera mucho, los países europeos proponen incluso la eliminación de los paraísos fiscales, y de la que este lunes ha hablado el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes. El ministro de Economía ha asegurado este lunes que si la cumbre es un éxito, el segundo semestre ofrecerá mejores perspectivas y se caracterizará por ser un punto de inflexión en la salida de la crisis.

Durante su intervención en la V Conferencia Internacional Europa y América ante los cambios, Solbes destacó que si en Londres "somos capaces de llegar a conclusiones válidas para la economía global, podemos empezar a pensar en ser más optimistas para encontrar una salida a la crisis".

Mejor que los países del entorno

Solbes ha reiterado que España se encuentra en una situación relativamente mejor que los países del entorno, por la solvencia del sector financiero, que apenas ha estado expuesto a los activos tóxicos, y por su mejor posición de partida en deuda pública, de la que aseguró que "en ningún caso, ni siquiera en este", puede ir más allá del 60% del PIB.

El vicepresidente ha admitido que la crisis ha intensificado su impacto en los últimos meses y que afecta cada vez más a la economía real. Así, señaló que esta situación ha conducido al colapso en dos vías, la generación de crédito y la inestabilidad financiera, "que va en menoscabo de la confianza".

Respecto a España, indicó que 2009 será un año difícil, con la crisis más intensa, con la caída del PIB y con el incremento del desempleo, sin hacer esta vez referencia a la cifra fatídica de los cuatro millones de parados; mientras que en 2010 habrá una gradual reactivación que terminará en 2011, año en que el crecimiento deberá volver a mostrar un "razonable vigor".

Solbes pide a las entidades que saneen sus balances

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, considera necesario despejar "toda duda" sobre la solvencia de las entidades financieras en un momento como el actual, por lo que apostó por reconocer pérdidas y sanear balances "con apoyo público si es necesario". El ministro explicó que la intervención pública que se está acometiendo para hacer frente a la crisis va desde la financiación hasta la compra de activos tóxicos o la recapitalización con fondos públicos, "llegando incluso a procesos de nacionalización de entidades". Según Solbes, este amplio abanico de medidas ha permitido evitar el colapso financiero, pero no restablecer el funcionamiento de los mercados, ya que la crisis, lejos de remitir, se ha intensificado en los últimos meses.

Más información