Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero responde al Banco de España que "adelgazar el estado del bienestar" no funciona

El presidente incluye la propuesta de abaratar el despido dentro del "catálogo neoconservador". -Corbacho reprocha a Fernández Ordóñez que el problema de las empresas es la financiación y no el mercado laboral

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha advertido hoy en referencia a la propuesta lanzada ayer desde el Banco de España a favor de abaratar el despido para evitar el alza del paro que "adelgazar el estado del bienestar" no reactivará la economía. "En EE UU tienen el mercado laboral más flexible del mundo y se está destruyendo empleo a una velocidad desconocida", ha reflexionado Zapatero antes de añadir que "una sociedad con trabajadores con más derechos es más competitiva, lo otro son tesis que entran dentro del catálogo de los neoconservadores de no regulación, no intervención y de adelgazar el Estado de Bienestar que no dan resultados satisfactorios".

Durante la presentación de los objetivos de la presidencia española de la UE en 2010, Zapatero ha respondido así en una rueda de prensa a las declaraciones de Fernández Ordóñez, quien ayer reclamó una reforma laboral "urgente" por que se ha demostrado que el actual sistema de protección no funciona para evitar la subida del desempleo y aseguró que los costes de despido, "a cargo exclusivamente del sector privado", desincentivan la contratación y la creación de empresas.

Sin embargo, para el presidente, éste "no es el camino" si se quiere recuperar el empleo. En su lugar, tras recordar que él nombra a los altos cargos "en función no de sus afinidades si no por sus habilidades", ha apostado por todo lo contrario: "Lo que crea el empleo es la actividad económica. Y la sociedad con trabajadores con derechos y más bienestar crea riqueza y más potencial económico", ha asegurado.

En su opinión, para reactivar la economía se necesita, primero, "extender y mejorar la educación de los jóvenes", que está entre 10 y 15 puntos de distancia de la media europea; y , en segundo lugar, una mayor inversión en I+D. Además, Zapatero ha defendido que hay sectores en España "fuertes" relacionados con la sostenibilidad ambiental que representan "una gran ventana de oportunidad para aumentar la productividad, la competitividad y de generar empleo de más calidad -renovables, reutilización, gestión del agua, ahorro energético y desarrollo rural- que son una apuesta ganadora con gran potencial exportador".

Reproche de Corbacho

Antes que Zapatero, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha acusado al gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, de hacer análisis "parciales" y recomendar "recetas a los demás" sin reflexionar primero sobre el papel que ha jugado el sector financiero en el modelo económico. Así, le ha pedido que si tiene alguna propuesta de reforma, la aplique al sistema financiero para que no se vuelva a la misma situación de crisis dentro de unos años.

En este sentido, Corbacho ha pedido a Fernández Ordóñez que en su análisis introdujese alguna reflexión del papel que jugó el sector financiero en ese modelo económico basado en la construcción residencial "que ahora todos convenimos en decir que no fue el mejor". Así, ha argumentado que el origen de la crisis no está en el mercado de trabajo porque "curiosamente" ha crecido mucho en los últimos cuatro años y lo ha hecho "un mercado laboral no excesivamente diferente del que hoy tenemos".

Corbacho ha subrayado que el problema de las empresas, a diferencia de lo que dice Fernández Ordóñez, se debe a la caída de la demanda, a la falta de la expectativa de poder mantenerla y, sobre todo, a un hecho muy importante que a las empresas les afecta en su vida cotidiana, la liquidez para hacer frente al circulante para hacer frente a sus compromisos. "En el análisis global" de las cuestiones, ha reclamado el ministro, no debería ver sólo una parte, sino todo el conjunto.

Frente a la opinión del Banco de España o la patronal, que han pedido el abaratamiento del despido, Corbacho considera en línea con la opinión del presidente Zapatero que "no es razonable" que esa sea la prioridad en un país que ha perdido un millón de empleos en un año, porque eso demuestra que el mercado "no es tan rígido como algunos denuncian". En este sentido, ha recordado que de los 16 millones de contratos anuales, el 90% son temporales y solo el diez por ciento son fijos.

En opinión del ministro, sería necesario centrarse más en qué medidas se tendrían que adoptar, no tanto para abaratar el despido, sino para frenarlo y crear empleo. No obstante, ha admitido que en el futuro se deberá abordar reformas en el mercado laboral, aunque ha insistido en analizar el papel que debería jugar el sistema financiero en el nuevo modelo productivo. "Reformas sí pero la crisis en origen la produce un sistema que es el financiero", ha insistido a pesar de que, acto seguido, ha reconocido que el control de la entidad ha permitido "que el sistema español no se haya contaminado tanto como otros".