Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sebastián afirma que la propuesta de la CNE de subir la luz un 31% es "una barbaridad"

La decisión, aunque no es vinculante, augura un fuerte incremento de las tarifas en enero.- Zapatero garantiza que no prosperará el 'tarifazo'

El consejo de administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha aprobado hoy un informe que recomienda al Ministerio de Industria una subida a partir de enero del 31% en las tarifas integrales de la luz, así como del 92% en las tarifas de acceso. "Una barbaridad", ha reaccionado el ministro de Industria, Miguel Sebastián, quien ha añadido que "no es razonable". En la misma línea, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha garantizado que no prosperará la propuesta de la CNE.

Zapatero ha desechado esa propuesta en la conferencia de prensa que ha ofrecido en Bruselas al término del Consejo de la UE que ha preparado la posición común europea ante la cumbre del G-20 en Washington del próximo 15 de noviembre. El ejecutivo no va a atender una propuesta "alejadísima de los objetivos que tienen el Gobierno".

La electricidad subió un 3,3% a principios de 2008, un 5,6% en julio y se han mantenido congeladas en el tercer trimestre

La facturación mensual de la luz se está retrasando por las dificultades del proceso

Además, la CNE, cuyo dictamen no es vinculante y no obliga al Gobierno, también propone elevar las tarifas de alta tensión deberían aumentar un 62,8% respecto a las recogidas en la orden ministerial 3860/2007, del 28 de diciembre, mientras que las de baja tensión deberían hacerlo un 93,2%.

"No me parece una propuesta seria, la CNE hace informes muy variopintos", ha dicho Sebastián en Leganés (Madrid), donde acompañaba al Rey en la visita a las obras de ampliación del metro. De hecho, el Ministerio de Industria, en la última subida aprobada en julio (5,6% de media para los hogares, que se añadía al 3,3% de enero de 2008), redujo a la mitad el aumento propuesto por la Comisión. Pero, si bien la decisión de la CNE no adelanta la subida final, sí sirve como indicador de que el precio de la luz -que no subió en el último trimestre- puede tener un importante incremento el próximo año, con lo que convertirá la tradicional cuesta de enero en un auténtico puerto de primera.

La razón es simple: en el sistema eléctrico hay un pantano, denominado "déficit tarifario" [diferencia entre el coste de producir electricidad y los ingresos por tarifas de las empresas], que puede acumular a fin de año 14.000 millones y que nadie sabe cómo drenar. Esos miles de millones, reconocidos por la Administración, están remansados en las cuentas de las compañías, que los han contabilizado como ingresos. Es decir, que los usuarios tendrán que pagarlos en algún momento.

Negociar con las compañías

Precisamente, el ministro de Industria está negociando con las compañías cómo acabar con ese déficit -generado por el sistema pactado en los Gobiernos del PP- sin apretar en demasía a los consumidores. El problema para Sebastián es que, por primera vez en mucho tiempo, las empresas -agrupadas en Unesa- han hecho un frente común. No quieren ni oír hablar de posibles quitas en la deuda que se les reconoce. Para acabar con el problema del déficit, las eléctricas proponen adecuar los precios a los costes reales; reducir los impuestos a la electricidad y extraer de la tarifa, es decir, llevar a los Presupuestos del Estado, las subvenciones a las energías renovables.

La discusión es intensa y difícil de trasladar a los consumidores. Más si se tiene en cuenta que los beneficios conjuntos de las cuatro principales eléctricas en los nueve primeros meses superaron los 10.000 millones, con un aumento del 134% respecto al mismo periodo de 2007, si bien es cierto que buena parte de los beneficios (alrededor del 50%) se debieron a la venta de activos.

Por otra parte, y a pesar de que ya ha entrado el vigor el Real Decreto 1578/2008, en el que se recoge la obligación de que las compañías facturen la luz cada mes a sus clientes a partir de noviembre, la medida se retrasa. Tanto las empresas como la asociación Unesa confirmaron ayer que necesitan más tiempo para implantar los nuevos sistemas informáticos. Éstos deben procesar datos de 26 millones de contadores cada mes, lo que multiplicará el número de recibos de 136 millones a 272 millones anuales. De acuerdo con las empresas, Industria se ha mostrado "flexible" y ha entendido el problema.

Competencia advierte de efectos negativos en la compra de Fenosa por Gas Natural

El consejo de la Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha resuelto analizar en segunda fase la adquisición de Unión Fenosa por Gas Natural tras considerar que la operación podría tener efectos negativos sobre la competencia. El organismo presidido por Luis Berenguer entiende que es "preciso un análisis en profundidad de la operación de concentración", por lo que decide activar el estudio en segunda fase, para el que abre un plazo de dos meses para adoptar una resolución final. La propia Gas Natural calcula en su calendario inicial de la compra que el proceso de autorización de Competencia quedará cerrado en enero.

Más información