Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

El Ibex cierra un desquiciado mes de octubre

El selectivo español cierra hoy en positivo (3,32%) y completa una de las semanas con más ganancias de su historia, en un mes en el que ha registrado las mayores subidas en un día, combinadas con las dos peores semanas y caídas históricas

La Bolsa española ha vivido un desquiciado mes de octubre en el que se han registrado las dos mayores subidas de la historia del Ibex, tres de las cuatro mayores caídas, las dos peores semanas y, sobre todo, tres de sus cuatro peores jornadas desde que se creó. Como muestra, un botón: hoy ha cerrado con unas ganancias del 3,32% para quedarse en 9.116 puntos y protagonizar una de las mejores semanas de su historia, la mejor desde septiembre de 2001, en la que ha ganado un 9,13%. En lo que va de mes, sin embargo, se ha dejado un 17,03% y un 39,96% desde enero.

El 10 de octubre, con el mundo ya inmerso en plena crisis, el Ibex cerró con unas pérdidas del 9,14% en lo que era la peor semana de su historia: en esos cinco días perdió el 21,20% de su valor. Antes, el 6 de octubre ya había dado un aviso al cerrar en rojo con un resultado negativo del 6,06%. Nada comparado con lo que vendría después.

A grandes bajadas, grandes subidas. Tres días después de su peor jornada, la bolsa de Madrid celebraba, junto con el resto de las mercados europeos, el plan de rescate multimillonario y las medidas acordadas en conjunto por los países europeos y experimentaba una sudida del 10,6%, la mayor de su historia. Hablando de ganancias y para no bajar de esta montaña rusa en la que se han metido los mercados, el pasado martes el Ibex cerró con lo que hasta el momento es el segundo mejor registro de su historia: un resultado positivo del 9,42%, aupada por la bajada de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de EE UU, que dejó el precio del dinero en el 1%.

La semana pasada, arrastrada por las pérdidas de las empresas españolas con intereses en la inestable Argentina y la desconfianza sobre el desarrollo de la crisis, el selectivo español protagonizó la segunda peor semana de su historia. Por aquel entonces, el Ibex iba camino de perder en 10 meses el 50% de su valor.

Montaña rusa global

El carácter inestable de los tiempos que vivimos se entiende mejor con un último ejemplo: el 29 de octubre, antes de ayer para ser más claros, el Ibex perdía un 1,30%, poco para los tiempos en que vivimos, pero remataba una sucesión de días a la baja que dejaban al índice por debajo de los 8.000 puntos (7.905,40) por primera vez desde septiembre de 2004. Hoy se ha quedado en 9.116.

Lo cierto es que ésta no es una evolución exclusiva del parqué madrileño ni es la primera vez que ocurre. Como ejemplo de movimientos similares en otros sitios tenemos las variaciones radicales que está sufriendo el Dow Jones en Wall Street (con subidas y bajadas que no se recuerda desde el crack del 29 y la crisis de 1987) o la euforia desatada en torno a Volkswagen y que convirtió a la fabricante de automóviles y al índice Dax de Francfort en los protagonistas con unas subidas espectaculares en medio de la crisis.

De hecho, los mercados europeos se han comportado de manera similar al español: Las bolsas europeas cierran octubre con un descenso mensual global superior al 10%: el FTSE 100 de Londres cayó en octubre un 10,7%, elCAC 40 de París cedió un 13,5%,y el DAX 30 de Fráncfort bajó un 14,4%.

Como paradigma de evolución inestable, volátil e irregular en la bolsa española, la segunda mejor semana de la historia del Ibex, a finales de septiembre de 2001, tras los atentados contra las torres gemelas que tumbaron a las bolsas de todo el mundo, cuando el selectivo español ganó un 12,55% en una semana. A tiempos de crisis, tiempos de locura.