Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Nissan vuelven a la calle para protestar contra el despido de 1.680 empleados

La multinacional ha recibido más de 43 millones en ayudas públicas en cuatro años

La plantilla de Nissan se ha concentrado esta mañana a las puertas de la fábrica de la Zona Franca de Barcelona en protesta por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) anunciado por la multinacional japonesa para despedir a 1.680 empleados. Los trabajadores han salido a la calle entre las 09.00 y las 09.30 horas y volverán a hacerlo en los otros dos turnos de la planta, entre las 13.10 y las 13.30 horas, y entre las 18.00 y las 18.30 horas, tal y como acordó ayer el comité de empresa.

La plantilla, que ha cortado unos veinte minutos la calle que da acceso a Nissan, ha pedido a la dirección de la empresa que se "replantee" su postura y dé marcha atrás en la presentación del ERE, que afectaría a casi un 40% de la plantilla de las fábricas de Zona Franca y Montcada i Reixac (Barcelona). Los trabajadores también han exigido a la Generalitat y al Gobierno central que "digan claramente no" a un expediente que consideran "injustificado".

La compañía, que ha recibido subvenciones de las administraciones por valor de al menos más de 43 millones de euros desde 2005, convocó ayer al comité de empresa para negociar las condiciones de aplicación de este expediente de extinción, pero se encontró con el firme rechazo de los sindicatos, que se negaron a pactar un plan de despidos. "Encontramos bárbaro que la dirección de la empresa, sin plantear un plan industrial de futuro, quiera hablar con nosotros de negociar los despidos. Eso pone de manifiesto el poco respeto de la empresa hacia los representantes de los trabajadores, los propios trabajadores y la sociedad en general", ha señalado el secretario general de UGT en Nissan, Jordi Carmona.

Carmona ha explicado que dentro de la propia fábrica también se están llevando a cabo pequeñas acciones de protesta. Esta misma mañana, ha indicado, un grupo de trabajadores se ha concentrado frente a las oficinas del consejero director general de Nissan en España, Fumiaki Matsumoto, para manifestar su rechazo al ERE y reclamar un plan industrial que garantice la viabilidad futura de la planta.

Nissan Motor Ibérica está llevando a cabo esta semana un paro de la producción para reducir excedentes y adecuar la producción a la caída de la demanda, aunque los trabajadores han de acudir igualmente a sus puestos de trabajo.

La multinacional nipona prevé parar la producción un mínimo de 26 días, en función de la evolución de la demanda del mercado, repartidos entre los meses de octubre, noviembre y diciembre.

La industria auxiliar empieza a enviar a sus trabajadores a casa

El comité de empresa de Visteon ha denunciado hoy que la multinacional, proveedora de Nissan, ha enviado a casa "unilateralmente" a los 230 trabajadores de la planta de Igualada (Barcelona), en aplicación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que presentó la pasada semana ante Trabajo.

Fuentes sindicales han explicado que la compañía, que fabrica para Nissan componentes de plástico para los vehículos todoterreno, ha empezado a aplicar este expediente sin esperar la autorización de la conselleria de Trabajo y sin acordar las condiciones con los sindicatos.

Desde el pasado jueves, los empleados de la fábrica de Igualada no acuden a trabajar y no lo harán, previsiblemente, en las próximas semanas, ya que la empresa solicita en el ERE la suspensión temporal de 230 puestos de trabajo, el totalidad de la plantilla, durante unos 120 días.

Más información