Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La viuda de Haider cuestiona que fuera ebrio antes de morir

La familia del ultraderechista austriaco, fallecido en accidente de tráfico, aplaza su incineración.- La autopsia reveló una tasa de alcohol tres veces superior a la legal

El cuerpo del líder austriaco Jörg Haider, fallecido a los 58 años en un accidente de tráfico, aun no ha sido incinerado debido a las dudas que su familia alberga, según el diario vienés Kurier Daily News, sobre las circunstancias de su muerte. El pasado 11 de octubre el político ultraderechista estrelló su coche contra un poste de hormigón a más de 140 km/h -el doble de la velocidad permitida- con una cantidad de alcohol en sangre tres veces superior a la legal -1,8 gramos-.

Si el pasado miércoles el número dos y portavoz de Haider, Stefan Petzner, provocaba un shock en la opinión pública austriaca al revelar en una entrevista de radio que sentía por su mentor "algo magnético, más allá de la simple amistad" -lo que ha provocado su cese y suscitado controversia sobre una posible doble vida del dirigente, casado y con dos hijas-, hoy el diario Kurier desvela que la viuda del líder del BZÖ (Alianza para el Futuro), Claudia, tiene "dudas sobre la versión oficial del accidente y no confía en las autoridades" que supervisan la investigación.

"Nadie cree en un atentado"

Kurier y otros medios austriacos subrayan que la viuda desconfía de que su marido pudiera haber bebido tal cantidad de alcohol en tan poco tiempo como para dar 1,8 gramos por litro de sangre, casi cuatro veces superior al límite legal para conducir. La principal causa de desconfianza es que para obtener la tasa de alcoholemia no se practicó una prueba de sangre, sino de muestras de orina y tejidos.

Según Kurier, que cita fuentes cercanas a la familia, la funeraria encargada de la cremación de los restos ha confirmado que la familia ha solicitado aplazar -sin aducir ninguna razón- la ceremonia íntima que tenían prevista el pasado lunes. De hecho, desde el funeral de Estado oficiado el pasado sábado, al que asistieron más de 25.000 personas, la empresa no ha recibido aún una fecha para proceder a la incineración, el deseo expreso de Haider. "Esto no tiene nada que ver con las teorías de una conspiración, nadie cree en un atentado", ha matizado el ex ministro de Justicia Dieter Böhmdorfer, abogado de la familia. Böhmdorfer, sin embargo, tampoco ha dado ninguna razón para justificar el aplazamiento.