La UE multa con 60 millones a dos importadores de plátanos por pactar precios

Chiquita no será sancionada por facilitar información pese a formar parte del cartel

La Comisión Europea ha anunciado hoy la imposición de multas por un total de 60,3 millones de euros a varios importadores de plátano por pactar precios y, de ellos, el gigante estadounidense Chiquita quedó eximido por desvelar a Bruselas la existencia del cartel.

El ejecutivo de la UE ha llegado a la conclusión de que, entre 2000 y 2002, Chiquita, la también estadounidense Dole y la alemana Weichert (importadora de plátanos de la estadounidense Del Monte) coordinaron los precios de sus importaciones a ocho Estados miembros -Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Luxemburgo, Holanda y Suecia-.

Bruselas ha eximido de multa a Chiquita, por facilitar la información que permitió la apertura de la investigación, y las sanciones a Dole y Weichert fueron reducidas en un 60 por ciento, por las "particulares circunstancias" del caso, en concreto el régimen que regulaba las importaciones de banana en ese momento.

En el período en el que se produjo el cártel, la importación bananera a la UE estaba regulada por un sistema de licencias y cuotas, que fue sustituido en 2006 por el que hoy funciona y que consiste en restringir la entrada de la fruta solamente por un arancel. La multa a Weichert se redujo un 10% adicional porque sólo participó en parte del pacto; Del Monte es considerado corresponsable de la infracción, pues durante el funcionamiento del "cartel" controlaba a Weichert.

Más de 1,6 millones de toneladas

La Comisión destaca la importancia del mercado comunitario de banana. Según sus datos, los ciudadanos de los ocho países afectados por el pacto de precios consumieron en 2002 más de 1,6 millones de toneladas de plátanos, con un valor de venta cercano a 2.500 millones de euros.

La autoridad europea de competencia inició la investigación en abril de 2005, tras la información revelada por Chiquita. Según sus conclusiones, entre 2000 y 2002, las compañías líderes en la importación de banana a los ocho países citados fijaban cada jueves su precio de referencia para la semana siguiente. En numerosas ocasiones, el día anterior al anuncio del nuevo precio, se producían llamadas telefónicas bilaterales entre las compañías en las que discutían sus intenciones.

La Comisión ha recordado que cualquier persona o empresa perjudicada por este cartel puede acudir a la justicia de los Estados miembros en busca de una indemnización, presentando como prueba de la infracción la decisión de Bruselas.

Venta de plátanos en un mercado.
Venta de plátanos en un mercado.
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción