Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inmobiliaria Aisa, de nuevo contra las cuerdas

La aseguradora Asefa vuelve a pedir ante el juzgado la suspensión de pagos de la empresa

La compañía aseguradora Asefa ha solicitado de nuevo el concurso de acreedores necesario (antigua suspensión de pagos) de la inmobiliaria Aisa en los juzgados de Barcelona, según han informado desde fuentes jurídicas.

El juzgado mercantil número cinco de Barcelona denegó el pasado 25 de junio la anterior petición de concurso instada por Asefa, que reclamaba a Aisa una cantidad de 1,3 millones de euros.

Según las mismas fuentes, el juez decidirá en una o dos semanas,aproximadamente, si admite a trámite esta segunda petición de concurso necesario.

Fuentes de Aisa han dicho desconocer por el momento esta nueva petición de concurso, mientras que Asefa no se ha pronunciado al ser imposible contactar con portavoces de la aseguradora.

Asefa ha presentado hoy esta solicitud en los juzgados de Barcelona cuando todavía está abierto el anterior proceso, ya que la aseguradora presentó un recurso a la denegación de la petición de concurso dictada por el juez.

Aisa instó el pasado 10 de julio a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a la ampliación del plazo para contestar a su requerimiento de remisión del informe complementario del auditor sobre las cuentas del ejercicio de 2007.

La CNMV suspendió el pasado 14 de mayo la cotización de la inmobiliaria Aisa "por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones" en relación con la auditoría de las cuentas del ejercicio de 2007, que carece de la opinión del auditor.

"Hemos iniciado un proceso de refinanciación con las entidades financieras, incluidas las que forman parte del préstamo sindicado, que puede incidir positivamente en las conclusiones finales de nuestros auditores", ha apuntado la compañía en un escrito remitido a la CNMV.

Aisa, que renegocia 210 millones de euros de deuda bancaria, atribuyó en su día la ausencia de opinión del auditor sobre sus cuentas de 2007 a la incertidumbre generada por el proceso judicial que mantuvo con la aseguradora Asefa y a la renegociación de su deuda.

El presidente de la inmobiliaria, Genís Marfà, explicó antes de la celebración de la última junta de accionistas que ya había enviado a los auditores el auto en el que se desestima la petición de llevar a Aisa a concurso y que esperaba que, con las nuevas noticias de refinanciación de la deuda, "el auditor pueda pronunciarse sobre las cuentas y la compañía vuelva a cotizar".

Aisa perdió 138 millones de euros en 2007 y acumula una deuda de 548,8 millones de euros, de los que 405,3 millones corresponden a deuda financiera y otros 143,1 millones a deudas con acreedores.