Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol descubre un nuevo yacimiento de petróleo en Brasil

Un consorcio en el que participa la petrolera hispano-argentina Repsol YPF ha descubierto un nuevo campo petrolífero con crudo de alta calidad en aguas profundas de la Cuenca de Santos, a unos 310 kilómetros de la costa del Estado de Sao Paulo (Brasil), el segundo gran hallazgo en el país.

Según ha informado hoy la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las prospecciones en el Bloque BM-S-9 han detectado presencia de crudo ligero de alta calidad (unos 28 grados API) en un nuevo yacimiento, denominado Guará y que se encuentra a 5.000 metros de profundidad. El consorcio que lleva a cabo la exploración está formado por la compañía Brasileña Petrobras (45%), que actúa como operadora, BG (30%) y Repsol YPF (25%).

Guará está situado junto al macrocampo de Carioca, descubierto a finales de 2007 en el mismo bloque exploratorio, lo que confirma el alto potencial de reservas de crudo de alta calidad de la zona, destaca la empresa. El hallazgo está en las primeras fases de desarrollo, por lo que determinar la cantidad exacta de reservas, puede llevar incluso años.

Impacto por calcular

Actualmente, se lleva a cabo la perforación y búsqueda de posibles reservas de petróleo a mayor profundidad y, una vez concluida esa fase, el consorcio continuará con las actividades e inversiones necesarias que permitan definir con mayor precisión las dimensiones exactas, tanto de Carioca como de Guará.

Más adelante, solicitará a la Autoridad Nacional del Petróleo brasileña (ANP) el permiso a fin de hacer un plan de evaluación para el yacimiento, similar al obtenido para Carioca. Repsol YPF ha incluido el descubrimiento entre los diez proyectos clave de su plan estratégico 2008-2012, periodo en el que prevé invertir 32.800 millones de euros.

Los altos precios del petróleo permiten a las empresas hacer costosas exploraciones en aguas profundas, con garantías de recuperar las inversiones. En este sentido, el sector petrolífero ha depositado gran confianza en las exploraciones en aguas profundas brasileñas, que podría convertirse en una de las zonas con mayores reservas del mundo, aunque desde Petrobras son prudentes y han reiterado que aún es pronto para determinar con exactitud el volumen de los yacimientos.