Deterioro económico

Solbes advierte de que el deterioro del empleo "se está acelerando"

Tras la tregua de marzo, el paro retoma la senda al alza por el parón de la construcción y aumenta en 37.542 personas en un mes tradicionalmente bueno para el mercado laboral. -El Gobierno convoca de urgencia a patronal y sindicatos

La desaceleración de la economía y la crisis inmobiliaria se están cebando en el empleo ya que, tras la tregua que la Semana Santa concedió al mercado laboral en marzo, el paro ha retomado la senda al alza de los cinco meses anteriores aumentando en 37.542 personas en abril, un 15,59% en tasa interanual. Este avance, que supera a las 20.974 afiliaciones a la Seguridad Social registrada en el mismo periodo, ha llevado al Gobierno a admitir que el desempleo está creciendo a un mayor ritmo de lo esperado y que este fenómeno se está "acelerando".

Concretamente, según los datos hechos públicos hoy por el Ministerio de Trabajo, el paro registrado en los Servicios Públicos de Empleo ha aumentado un 1,6% frente a marzo con 37.542 nuevos parados a cierre de abril, un mes tradicionalmente bueno para esta estadística por el inicio de la temporada turística y que no cerraba con subidas desde 1996, situando la cifra total de desempleados en 2.338.51.

El desempleo entre los hombres sube un 30% en los últimos doce meses y un 60% en el colectivo de extranjeros
El ministerio de Trabajo baraja adelantar la publicación de los datos del paro cada quince días
Más información
El 74% de las paradas no tiene formación laboral

Ante este panorama, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ha reconocido hoy tras admitir que las cifras "no son buenas", que el aumento del paro con el que contaba el Ejecutivo debido a la desaceleración económica "se está acelerando algo", aunque ha insistido en que todavía se sigue creando empleo aunque "a tasas menores que en meses anteriores".

Por este motivo, el Gobierno ha convocado para mañana de forma imprevista a patronal y sindicatos con el objetivo de buscar medidas capaces de atajar el deterioro del mercado laboral en España, según ha anunciado el ministro del ramo, Celestino Corbacho, tras afirmar que hasta la segunda mitad del próximo año "es difícil prever una recuperación" del empleo.

A la primera reunión del nuevo ministro con los agentes sociales asistirá la cúpula de las cuatro organizaciones, encabezadas por los secretarios generales de CCOO y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez; y los presidentes de CEOE y Cepyme, Gerardo Díaz-Ferrán y Jesús Bárcenas.

Corbacho también ha adelantado que su ministerio estudia publicar los datos sobre el paro y la afiliación a la Seguridad Social cada 15 días, en vez de hacerlo como en la actualidad, una vez al mes, para "facilitar al máximo los datos a los medios de comunicación".

Gracias al repunte de abril, vinculado esencialmente al parón de la construcción y su incidencia en los servicios inmobiliarios, el total de inscritos en el antiguo Inem se ha incrementado en 315.393 parados, un 15,59%, durante los últimos doce meses. A modo de comparación, en abril de 2007 el paro bajó en 36.327 personas, casi la misma cantidad en que ha aumentado un año después aunque coincidiendo con la Semana Santa.

Después del espejismo de marzo, cuando el paro descendió en 14.356 personas tras cinco meses consecutivos al alza, el desempleo ha subido en abril debido principalmente a la construcción, con 16.647 personas más (5,2%) y en los servicios, donde sube en 17.455 personas (1,2%).

Sobre la coincidencia con la Semana Santa, el departamento que dirige Celestino Corbacho también publica los datos desestacionalizados -descontando las jornadas no hábiles del calendario y que equipara los datos de empleo independientemente de los días festivos-, el desempleo ha aumentado todavía más, en 92.489 personas, hasta situar el total de desocupados en 2.319.957.

El paro entre los hombres crece un 30% en un año

Por sexos, la mayor subida se la han llevado los hombres, con 28.230 desempleados más (2,9%), mientras que el paro femenino se ha incrementado en 9.312 mujeres (un 0,7%). De esta forma, el número de parados varones se ha situado al finalizar abril en 996.715 y el de mujeres, en 1.341.802. En relación a igual mes de 2007, el paro masculino acumula un incremento de 230.552 desempleados (un fuerte repunte del 30%) y el femenino de 84.841 mujeres (+6,7%).

Por edades, el desempleo entre los menores de 25 años ha subido en 6.852 personas (un 2,5% más) respecto al mes de marzo, en tanto que entre los de 25 y más años ha repuntado en 30.690 personas (un avance del 1,5%). Por nacionalidades, destaca el aumento cercano al 60% entre la población extranjera.

En abril, el paro ha disminuido en cinco comunidades, entre las que destacaron Baleares (3.951 desempleados menos), País Vasco (833) y Navarra (618). Por el contrario, el desempleo ha aumentado en doce autonomías, encabezadas por Andalucía (8.928 parados más) y Cataluña (7.747).

Récord en la contratación

Frente a tanto dato negativo, la contratación ha ofrecido mejores noticias al aumentar un 5,3% en abril frente al mismo periodo de 2007 con un total de 1.459.666 contratos, cifra que es la mayor en este mes en la serie histórica. Los contratos indefinidos han alcanzado los 189.283, un 12,97% del total, registrando el mejor dato en un mes de abril, con una subida interanual del 12,05%.

No obstante, si se suman todo los datos de los cuatro primeros meses de 2008, los 5.753.972 contratos suscritos en este tiempo representan 257.917 menos (un 4,29%) que en el mismo periodo del año pasado.

En la misma línea, el número de afiliados a la Seguridad Social ha aumentado durante este mes, aunque menos que el paro, con la inscripción de 20.974 personas en el sistema hasta situar el total de trabajadores afiliados en 19.251.454.

Del total de ellos, 14.738.916 personas pertenecían al Régimen General, 13.467 más que el mes anterior, mientras que el Régimen Especial de Autónomos (RETA) sumaba ya 3.406.355 afiliados, cifra similar a marzo.

La afiliación media ha alcanzado en abril a 19.356.270 trabajadores, lo que supone un aumento de 41.866 ocupados para el total del sistema con respecto al mes anterior.

Es la primera vez que sube en el mes de abril desde que existen registrosVídeo: ATLAS

Ninguna comunidad se salva de la quema

El paro ha subido en el mes de abril en doce comunidades autónomas, especialmente en Canarias y en Murcia, mientras que ha descendido en Baleares, Navarra, País Vasco, Asturias y Galicia.

Concretamente, el desempleo ha subido un 4,66% en Canarias, un 3,65% en Murcia, otro 2,97% en la Comunidad Valenciana, otro 2,66% en Cataluña y un 2,24% en Madrid. Por el contrario, el Baleares lidera la clasificación de las regiones donde más ha caído el paro con un descenso del 8,74 % seguida de Navarra (2,62$), País Vasco (1,07%), Asturias (0,83%) y Galicia (0,27%). En términos absolutos el desempleo ha subido más en Andalucía con 8.928 parados, Cataluña (7.747), Canarias (7.399) y Comunidad Valenciana (7.191).

No obstante, si los datos que ha hecho públicos hoy el Ministerio se analizan en tasa interanual –con respecto al mismo mes del año anterior-, ninguna autonomía se salva de la quema ya que el paro ha aumentado en todas ellas, especialmente en Murcia con un 34,75%, Comunidad Valenciana (un 26,84% más) y Canarias (otro 24,91%). En términos absolutos, en el último año el desempleo ha crecido más en Andalucía, con 65.073 personas; la Comunidad Valenciana, con 52.698, y Cataluña, en 50.728.

En cuanto a la afiliación, la Seguridad Social ha ganado inscritos en abril en doce comunidades, especialmente en el archipiélago balear, con un alza del 5,61%, y ha descendido en cinco, sobre todo en Canarias con una reducción de un 0,80%.

Solbes asegura que recesión o crisis son "palabras mayores" para usar en "otras circunstancias"

Pese a que el aumento de la inflación y del paro confirman la desaceleración económica de España, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, ha querido dejar claro que se puede conseguir un crecimiento medio del 2,3% en el conjunto del año -ésa es la previsión oficial del Ejecutivo- y que él no utiliza la palabra "crisis".

"Si por crisis entendemos recesión no estamos ni mucho menos en recesión", ha señalado el ministro, para quien ambas son "palabras mayores que hay que utilizar para otras circunstancias".

En este sentido, ha añadido que el continuo crecimiento de los precios de los alimentos internacionales de los alimentos y el petróleo "no son una buena noticia" y "si siguen aumentando los costes es muy difícil que la inflación baje todo lo rápidamente que deseamos". Por eso ha considerado que el margen de actuación del Banco Central Europeo en sus decisiones de política monetaria es "limitado", dado que su principal objetivo es la lucha contra la inflación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS