Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI asegura que el BCE tiene margen para rebajar los tipos

El Fondo sitúa a España entre los países de Europa que más sufrirán la desaceleración y cifra en 176.000 millones el impacto de las 'subprime' en la banca del Viejo Continente

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha asegurado hoy que el Banco Central Europeo (BCE) tiene margen para reducir los tipos de interés , actualmente en el 4%, a lo largo del presente año para alejar los nubarrones que se ciernen sobre la economía del Viejo Continente. Eso sí, añade el organismo supranacional, con la condición de que "el reciente agudo incremento de la inflación, que ya ha debilitado

la confianza del consumidor y el gasto en Europa y es una fuente de debilitamiento", regrese a finales del ejercicio al entorno deseado del 2%, según ha afirmado hoy el Director del Departamento de Europa, Michael Deppler.

Además, la institución ha advertido que el Viejo Continente crecerá menos de lo esperado en 2008 por las turbulencias financieras, la inflación y los efectos de una recesión en Estados Unidos, sobre todo en aquellos países que, como España, afrontan una corrección de los precios de la vivienda.

Sin salir de España, el FMI también muestra su preocupación ante el hecho de que la banca española "contrajo su expansión crediticia más duramente en respuesta al deterioro de sus perfiles de riesgo".

En este sentido, la institución ha cifrado hoy en 700.000 millones de dólares (441.306 millones de euros), la exposición de la banca global a la crisis de las hipotecas de alto riesgo o subprime estadounidense, de los cuales el 40%, 280.000 millones de dólares (176.000 millones de euros), corresponden a bancos europeos.

Ante este panorama, el Fondo alerta sobre los riesgos que pesan sobre la economía del Viejo Continente debido a la propagación de la crisis en los mercados financieros, que ha "empañado considerablemente" las perspectivas de crecimiento.

Así, la institución recalca la existencia de otros factores de riesgo como la apreciación del euro y la inflación, "impulsada por los precios de los alimentos y la energía". "Europa se ha mantenido relativamente firme ante la desaceleración en Estados Unidos y la turbulencia financiera mundial, pero los datos históricos parecen indicar que ambas tendrán efectos cada vez más graves", ha señalado Deppler.

Deppler ha recalcado que la desaceleración en EEUU se acaba trasladando a la economía europea. "Cuando Estados Unidos sufre una desaceleración del crecimiento, Europa la sufre después. La intensidad de los efectos y el momento en que se notan han variado, pero existen y, de hecho, si acaso, parecen haber aumentado a lo largo de la historia", ha destacado.

En este sentido, según el FMI, los riesgos son mayores en los países que afrontan una corrección de los precios de la vivienda, entre los que se encuentra España, aunque este factor es "menos marcado en Europa por la limitada dependencia de los hogares de los préstamos respaldados por capital inmobiliario", señala el informe.

"Los riesgos se podrían magnificar en países que sufran un ajuste de los precios de la vivienda. Numerosos países, incluidos Irlanda, España y Reino Unido, han experimentado booms de los precios de las casas durante la pasada década", subraya.

Por ello, el FMI revé ahora un crecimiento económico del 1,8% para la Unión Europea (UE) y del 1,4% para la zona del euro en 2008. Además, la institución pronostica que la reactivación de la economía de la UE será del 1,7 por ciento y la de los países que comparten el euro del 1,2% en 2009.

Más transparencia y solidez

Para salir del atolladero, el Fondo recomienda a las economías europeas "reforzar la solidez de las entidades financieras" y seguir inyectando la liquidez necesaria en el mercado, así como trabajar en pos de una mayor transparencia.

"Los bancos centrales deberán buscar un equilibrio adecuado entre respaldar la economía real y prevenir los efectos indirectos del reciente aumento de la inflación", resalta el fondo, que augura que cuando se relaje la inflación, las autoridades monetarias tendrán margen para aplicar recortes sobre el precio del dinero.

Además de las actuaciones sobre el mercado financiero y en materia de política monetaria, el Fondo recomienda además a aquellos países que tengan margen de maniobra fiscal, "dejar que los estabilizadores automáticos operen libremente para amortiguar la desaceleración.

Eso sí, si se produce una contracción del crecimiento más profunda, estos países deberían aplicar estímulos fiscales para respaldar la economía, concluye el Fondo.

Según el informe del FMI de perspectivas para Europa, la mayor parte de las provisiones de la banca europea en los últimos meses se ha producido debido a la exposición directa a la crisis de las hipotecas locas en Estados Unidos.

En función de la tipología de los valores vinculados con este fenómeno y en comparación con los bancos norteamericanos, los europeos están relativamente menos expuestos a los préstamos de alto riesgo y a las obligaciones de deuda colateralizadas (CDO's) y en cambio, su exposición es mayor a los valores hipotecarios subprime respaldados por activos (ABS).

El pasado 8 de abril, el FMI cuantificó las pérdidas potenciales de las entidades bancarias por el fenómeno subprime en casi un billón de dólares, en concreto, 945.000 millones de dólares (599.187 millones de euros).

De estas pérdidas, 565.000 millones de dólares (358.356 millones de euros) están relacionados directamente con el mercado de hipotecas residenciales y con las titulizaciones conexas, "incluida la desvalorización prevista de los préstamos de alto riesgo".

La institución cifra en 123.000 millones de dólares (77.583 millones de euros) las pérdidas de los bancos europeos relacionadas con las subprime hasta marzo y en 144.000 millones de dólares (90.800 millones de euros) las de los bancos estadounidenses.

"Estos hallazgos sugieren que el reconocimiento de las pérdidas debe ponerse al día", asegura el Fondo, ya que hasta ahora, aunque numerosos bancos europeos han informado de grandes pérdidas, el monto de las desveladas, de 80.000 millones de dólares (50.431 millones de euros) "se queda corto respecto a la estimación total".

La banca francesa, más resistente que la española

Lo preocupante, según el FMI es que las instituciones europeas tienen pérdidas más grandes relacionadas con el subprime estadounidense, de cerca de 43.000 millones de dólares (27.111 millones de euros) más.

Por otro lado, el informe del FMI hace un análisis de los perfiles de riesgo y del crecimiento del crédito de los bancos europeos. Según el modelo establecido, se han incrementado tanto los perfiles de riesgo en la banca europea y se ha moderado el crecimiento del crédito, aunque la banca francesa está en mejor situación que la española.

"En relación con la banca francesa, los mayores bancos alemanes, españoles y suecos contrajeron su expansión crediticia más duramente en respuesta al deterioro de sus perfiles de riesgo", subraya el informe del FMI.