Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Islandia sube los tipos al 15% por sorpresa y se perfila como el primer país víctima de la crisis

El banco central islandés justifica la medida en la necesidad de dar confianza al mercado

El temor a que Islandia sea el primer país víctima de la crisis que azota los mercados financieros internacionales cobra fuerza después de que el banco central de este pequeño país subiese ayer por sorpresa los tipos de interés 1,25 puntos porcentuales hasta el 15% en un intento de restablecer la confianza y alejar la posibilidad de una recesión en su economía, según informa hoy el diario británico The Financial Times.

La institución monetaria de este pequeño país del norte de Europa ha justificado la medida por el "deterioro de las condiciones de crédito en los mercados financieros internacionales". En lo que llevamos de año, el krona, la moneda islandesa, se ha depreciado un 22% frente al euro, por lo que la entidad advierte que si no se invierte esta tendencia la economía del país afronta una "espiral alcista de la inflación, los sueldos y los precios de las exportaciones".

"Sólo el tiempo dirá si la medida funciona", ha afirmado el gobernador del banco central islandés, Ingimundur Fridriksson, al rotativo británico. "Islandia es una economía pequeña pero dependiente del exterior y expuesta, por lo tanto, a los movimientos en la economía internacional".

Por el momento, la medida ha tenido su efecto inmediato tanto en el mercado de divisas, donde el krona ha recuperado un 6,3% de su valor, como en la Bolsa, cuyo principal índice ha registrado a su vez el mayor repunte de los últimos 15 años con un avance del 6,2%.

Antes de la de ayer, para encontrar el último movimiento del banco central islandés sobre los tipos hay que remontarse a noviembre de 2007. En ese momento, la autoridad monetaria islandesa aseguró que dejaría el precio del dinero inalterado hasta mediados del presente año, pero dejaba una puerta abierta al añadir que, no obstante, también estaba preparado para tomar medidas extraordinarias si el krona seguía su derrumbe, tal y como ha ocurrido finalmente.

También ha motivado la decisión del instituto emisor islandés el hecho de que la inflación haya subido un 6,8% en febrero, muy lejos del objetivo del 2,5% fijado de manera oficial desde 2004.