Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos trabajadores pierden la vida en accidentes laborales en Jaén

Uno de los operarios murió tras ser golpeado por una máquina en las obras de un hospital.- La otra víctima falleció en Bailén tras caerle encima una tolva cargada de cemento

Dos trabajadores han muerto hoy en la provincia de Jaén en accidentes laborales. En el primero de los sucesos E.M.C., de 43 años, ha muerto tras ser golpeado por una máquina retroexcavadora mientras trabajaba en las obras del hospital que se construye en el municipio de Alcalá la Real, han informado fuentes del 112.

El suceso ocurrió sobre las 12.00, a esa hora el servicio de emergencias recibió una llamada en la que se informaba de que un trabajador estaba herido en las obras del futuro centro hospitalario. La Policía Local y la Guardia Civil acudieron al lugar del accidente, en la avenida de Iberoamérica, donde los médicos sólo pudieron certificar la muerte del trabajador, nacido en Albolote (Granada) y que trabajaba para la empresa Sacyr.

El segundo accidente mortal en el tajo ha sucedido a las 13.20 en Bailén, donde un hombre ha muerto tras caerle encima una tolva cargada de cemento. Hasta la obra, localizada en la calle de Cabrera Lomas de Bailén, se desplazaron dotaciones de la Guardia Civil y la Policía Local, entre otros. El fallecido tenía 52 años y era natural de Bailén.

Estos dos nuevos accidentes laboral en Jaén han ocurrido el mismo día en que la Junta de Andalucía ha sancionado con 601.012 euros a las empresas Al Trote Ferrallas y Grupo Inmobiliario Fénix Camacho por incumplimiento de la normativa de seguridad y salud laboral en las obras de un edificio de viviendas en Jerez de la Frontera (Cádiz).

La mayor sanción de la legislatura

Esta infracción, tipificada como muy grave, ocasionó la muerte de dos trabajadores y heridas graves a otro el 19 de julio de 2001. La Junta ha destacado que la sanción acordada es la más elevada en este ámbito por la Administración autonómica en la última legislatura.

Tanto las inspecciones como el fallo judicial del caso constataron que el accidente mortal, acaecido como consecuencia del derrumbe de un muro medianero sobre una zanja donde los trabajadores colocaban armazones de ferralla, se produjo ante la "ausencia absoluta" de medios preventivos.