Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llenar el depósito cuesta entre 8,6 y 10,2 euros más que hace un año

La carestía del petróleo encarece los carburantes, que han subido un euro en una semana

La escalada de precios del petróleo, que ya ha superado la frontera de los 100 dólares /barril, se ha trasladado a las gasolineras españolas, donde llenar el depósito cuesta hoy cerca de un euro más que hace una semana. Si se realiza la misma comparación con los precios de hace un año, la diferencia se amplia a 8,6 euros la gasolina y 10,2 euros en el caso del gasóleo.

Según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, el precio del gasóleo se ha situado esta semana en los 1,083 euros/litro, lo que supone un aumento del del 1,8% con respecto a la semana pasada, en que costaba 1,063 euros/litro, y rompe la tendencia a la baja que marcó el comienzo del año.

Por su parte, el litro de gasolina de 95 octanos cuesta hoy 1,112 euros, es decir, un 1,1% más que una semana antes, en la que el precio era de 1,099 euros/litro.

De este modo, llenar un depósito medio de 55 litros sale por 59,5 euros, si es de gasóleo (1,1 euros más caro que hace una semana), y por 61,16 euros, si es de gasolina (70 céntimos más caro).

Si se comparan los precios actuales del carburante con los del año pasado, el gasóleo ha aumentado un 17% (costaba 0,898 euros el litro) y la gasolina un 14% (su precio era de 0,956 euros/litro). Por ello, llenar el depósito cuesta, en el primer caso, 10,2 euros mientras en lo relativo a la gasolina esta diferencia se reduce a 8,6.

Los fabricantes preguntan al PP cuáles son sus coches ecológicos

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) se pregunta qué vehículos serán considerados como eficientes o ecológicos por el PP, de cara a aplicar la rebaja del 16% al 7% en el IVA que este partido incluye en su programa electoral.

Una fuente de esta organización declaró hoy a Servimedia que, en principio, esta medida "parece acertada" y "no está mal". Sin embargo, incidió en la importancia de que, al establecer qué vehículos van a ser objeto de esa rebaja de impuestos, no se privilegie a unas tecnologías frente a otras.

A su juicio, lo importante no es si los vehículos utilizan la combustión tradicional u otra energía alternativa, sino las emisiones que produzcan. En este sentido, destacó que "hay vehículos de combustión tradicional que contaminan menos que algunos híbridos" (es decir, que combinan combustión y electricidad).

Más información