Una inmobiliaria declara suspensión de pagos y deja en el aire los ahorros de mil accionistas

La empresa sevillana Contsa atribuye la medida al parón en la venta y a las restricciones de crédito

El grupo andaluz Contsa, centrado en la actividad inversora inmobiliaria, se ha declarado en suspensión de pagos ante la caída del mercado inmobiliario unida a las fuertes restricciones del crédito existentes, por lo que ha solicitado a la jurisdicción mercantil competente la incoación de un concurso voluntario de acreedores que establezca las bases de un convenio que permita satisfacer sus obligaciones económicas respecto a sus más de 1.000 socios e inversores -la mayoría pequeños ahorradores- así como su continuidad en el sector.

Más información

Según un comunicado de la empresa, el presidente del grupo, José Salas Burzón, ha explicado que esta situación ha tenido lugar como consecuencia de "la fuerte presión y exigencia de ciertos sectores de inversores y su negativa a aceptar ningún tipo de moratoria que pudiera permitir el relanzamiento de la actividad económica cuando las circunstancias del mercado lo permitieran".

Salas Burzón ha señalado que como consecuencia de la caída del mercado inmobiliario unido a las fuertes restricciones del crédito existentes en la actualidad, tanto la actividad como los beneficios de Contsa han sufrido una fuerte caída que ha impedido "un puntual reparto de aquéllos a sus inversores, lo que ha caracterizado el extraordinario comportamiento de la compañía desde hace casi 20 años".

Además, la empresa ha solicitado a los socios e inversores comprensión y confianza y apoyo a la compañía, de forma que se va a citar a los más de 1.000 inversores el próximo tres de marzo en el hotel Al Andalus para dar a conocer las razones de la suspensión de pagos.

Lo más visto en...

Top 50