La policía francesa interroga al presunto autor del fraude de Société Générale

Jerome Kervie ha sido trasladado a una comisaría de París donde se le está tomando declaración

La policía francesa ha localizado al hombre que presuntamente perpetró el mayor fraude bancario de la historia de la banca francesa y le costó a Société Générale 4.900 millones de euros. Jerome Kerviel -de 31 años de edad- ha sido conducido a una comisaría de París donde se le está tomando declaración desde las 14.00 horas. La ley francesa estipula que los sospechosos pueden permanecer detenidos un máximo de 24 horas a la espera de que se presenten cargos, pero este plazo puede ser extendido.

Las autoridades pusieron cerco a Kervie a lo largo de los últimos días, durante la mañana de ayer la policía francesa anunció que tenía la certeza de que el presunto estafador no había huido y se encontraba en París:"Jerome Kerviel no está huido. Él será interrogado en el momento adecuado, tan pronto como la policía investigue todos los documentos proporcionados por Société Générale", aseguró un portavoz oficial de la fiscalía de París. A las pocas horas de hacerse público que Kervie se encontraba en París, las autoridades han conducido al sospechoso a una comisaría donde se le está sometiendo a un interrogatorio.

Más información

Durante toda la noche del viernes la policía francesa registró la sede del banco francés Société Générale y el domicilio del presunto responsable del fraude perpetrado contra la entidad, el broker Jerome Kerviel. Sin embargo, la policía no ha procedido a tomar declaración a Jerome Kerviel hasta que las investigaciones procedentes de los registros fructificasen.

El mayor fraude en la historia de la banca francesa

Société Générale anunció el jueves pérdidas de cerca de 7.000 millones de euros relacionadas con un "fraude excepcional" en operaciones de trading y con su exposición al sector hipotecario subprime. La entidad detalló pérdidas de 4.900 millones de euros ocasionadas por el fraude que se suman a depreciaciones de activos por valor de 2.050 millones de euros vinculadas al subprime.

Aunque el Gobierno francés y el Banco de Francia han defendido la solidez de la entidad francesa, lo cierto que es el anuncio del fraude ha despertado numerosas susceptibilidades en el sector financiero, que destaca los numerosos interrogantes que encierra el caso. De hecho, algunas voces no han desechado la hipótesis de que el anuncio del monumental fraude haya servido de parapeto para relegar a un segundo plano sus pérdidas subprime. Hay quien se cuestiona incluso si, al apresurarse a vender entre el lunes 21 y el martes 22 los 50.000 millones de acciones compradas por el broker más buscado del planeta, Société Générale pudo haber desencadenado la tormenta financiera que sufrieron los mercados a principios de semana o contribuido a ella.

Société Générale desmiente las especulaciones

Por su parte, el presidente de Société Générale, Daniel Bouton, ha reiterado este sábado que el empleado que causó el fraude e hizo perder a la entidad 4.900 millones de euros actuó solo. Bouton también quisó desmentir la información de que este caso haya sido utilizado para tapar otras pérdidas. En declaraciones que publica el diario Le Figaro, Bouton ha asegurado que "no se tiene en pie" la teoría según la cual el banco "transfirió pérdidas a un agujero procedentes de otro agujero", sugerida por algunos medios.

El presidente de la entidad sigue haciendo reposar toda la responsabilidad del fraude en Kerviel, al que acusó de haberse saltado los controles del banco. Según el relato de Bouton, el empleado ocultaba de forma fraudulenta algunas de sus operaciones: "Cada vez que compraba verdaderamente un instrumento (de inversión) le oponía a una operación ficticia equivalente, lo que anulaba exteriormente el riesgo que había corrido en su operación fraudulenta", explicó. Con estas operaciones "creó una enorme exposición" del banco que, además, hacía evolucionar sus "operaciones ficticias fraudulentas" de forma permanente para evitar los controles del banco.

Kerviel apostó durante 2007 por una bajada de los índices y, por tanto, ganaba dinero, pero a principios de 2008 "construyó voluntariamente posiciones de pérdidas para neutralizar las potenciales ganancias anteriores. "Pero este triste asunto se convirtió en una tragedia griega: su posición virtualmente perdedora se hizo demasiado grande", aseguró.

Para Bouton este asunto puede considerarse como "un incendio voluntario que ha destruido una gran fábrica de un grupo industrial", pero señaló que la entidad se recuperará "enseguida" porque sus fuerzas "están intactas". "El modelo de Société Générale no ha sido dañado ni puesto en duda", indicó el presidente que reconoció que han sufrido "un golpe" pero que lo afrontarán "todos juntos".

Jérôme Kerviel
Jérôme Kerviel
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción