Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La construcción perderá 250.000 empleos hasta 2009

Ante el endurecimiento del crédito, el BBVA dice que no cerrará el grifo a promotores y familias

El ajuste del sector inmobiliario se ha intensificado en la última parte del año y pinta mal de cara a 2009. La demanda de vivienda ha caído como consecuencia del encarecimiento y endurecimiento de la financiación. En este contexto, el Servicio de Estudios del BBVA ha manifestado que no cerrará el grifo a promotores y familiares. La entidad ha estimado que la construcción frenará el crecimiento económico durante los dos próximos años, período en el que además se destruirán 250.000 empleos en el sector.

La gente comprará cada vez menos pisos y convertirá ese descenso en el "más intenso observado en la historia reciente" en el ritmo de construcción. La entidad ha estimado que en 2008 no se empiecen a construir más de medio millón de nuevas viviendas, frente a las casi 700.000 unidades con las que concluirá este año y el máximo de más de 800.000 de 2006.

Y si la gente compra menos pisos se debe a que, según el informe Situación Inmobiliaria, se ha reducido la concesión de créditos hipotecarios a las familias. El BBVA ha manifestado que no tiene intención de cerrar el grifo en la concesión de créditos a promotores inmobiliarios y consumidores.

Así lo ha explicado el jefe del Servicio de Estudios de BBVA, José Luis Escrivá, que ha asegurado que "quien presente proyectos interesantes recibirá financiación" porque BBVA quiere ser en 2008 "muy dinámico y activo en crédito".

Y el precio se tranquiliza

A unas condiciones de créditos más exigentes se suma un precio de la vivienda estable. El BBVA ha estimado en su informe que los precios de los pisos no sólo dejarán de subir, sino que se anotarán una caída en 2009.

La entidad ha afianzado sus conclusiones en datos como el de 2006, cuando el precio de los pisos crecía a un ritmo del 10,4%, mientras que este año cerrará, previsiblemente, con una subida de un 5,5%. De cara a 2008, los pisos seguirán costando más, pero claramente por debajo de lo que crece la inflación. En concreto, el precio subirá un 1,4%.