Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Nobel de Economía creen que el crecimiento de China potencia el bienestar social global

Maskin y Myerson que mañana recibirán el galardón aseguran que la fortaleza del país asiático favorece además al mercado estadounidense

El crecimiento económico de los países pobres y el auge de China favorecen al bienestar social global y, en concreto, al mercado de Estados Unidos. Es lo que aseguran Eric S. Maskin y Roger B. Myerson, que mañana recogerán junto a Leonid Hurwicz el premio Nobel de Economía 2007.

"No creo que tenga que haber un conflicto de superpotencias entre China y Estados Unidos. El mundo, en general, va mejorando y a las dos economías más fuertes les puede interesar que el otro tenga éxito", asegura Maskin. Por su parte, Myerson, el otro galardonado, confiesa que "la apertura de China a la inversión libre mercado ha significado uno de los acontecimientos más importantes de mi vida, en la manera que afecta al bienestar humano".

Los dos economistas, ambos estadounidenses, han trabajado sobre el diseño de mecanismos que Leonid Hurwicz (Moscú, 1907) había realizado tomando como base la teoría de juegos y, entre los tres, han conseguido, además del Nobel, sistematizar la toma de decisiones y la eficiencia de los modelos de mercado.

El Nobel más veterano

Hurwicz, doctor honoris causa de la Facultad de Económicas de la Universidad Autónoma de Barcelona en 1989, se ausentó en Estocolmo debido a su delicado estado de salud -con noventa años es el premiado con más edad de la historia de los Nobel- y leyó por videoconferencia un discurso titulado ¿Quién vigila a los que vigilan? que, junto con las ponencias de Myerson y Maskin, dejaron patente la importante aplicación social de sus investigaciones.