Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solbes reconoce que España ha "echado marcha atrás" en materia de inflación

Insiste en que la negativa evolución de los precios se debe a la excesiva dependencia de los productos energéticos y, especialmente, del petróleo

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha reconocido hoy que, en materia de inflación, en España "hemos echado marcha atrás en lo que habíamos conseguido mejorar" respecto a nuestros socios del euro.

En declaraciones a los periodistas antes de participar en la reunión del Eurogrupo, Solbes ha recordado que, según los indicadores adelantados, en noviembre los precios subieron en España el 4,1%, frente al 3% en la eurozona, lo que arroja un diferencial de 1,1 puntos, "más o menos la media de los últimos años".

Eso significa que "hemos echado marcha atrás en lo que habíamos conseguido mejorar", ha apuntado.

El vicepresidente ha explicado que esta negativa evolución se debe a la excesiva dependencia de la economía española de los productos energéticos y, especialmente, del petróleo, que hace que cuando suben los precios del crudo, se incremente la inflación.

Solbes ha insistido en la conveniencia de aumentar la eficiencia energética, pero ha subrayado que "no es un problema que podamos resolver en 48 horas".

Se ha referido también a otros factores que pueden estar empujando la inflación al alza, como la comercialización de productos alimenticios y ha recordado que en ese ámbito ya "se han hecho algunas cosas" para evitar prácticas colusorias de la competencia.

"No es una buena cifra"

El vicepresidente segundo del Gobierno se ha mostrado de acuerdo en que un avance de los precios del 4,1% "no es una buena cifra", pero ha insistido en que el diferencial con la zona euro es parecido al de los últimos años, por lo que "tampoco es un tema totalmente excepcional".

Preguntado por la conveniencia de una subida de los tipos de interés para atajar este incremento, Solbes ha hecho hincapié en que el Banco Central Europeo (BCE) toma sus decisiones de política monetaria en función de la situación en toda la zona euro.

Su objetivo último, ha apuntado, es mantener la inflación controlada para que el crecimiento en el área sea lo más sostenido y continuado posible, algo que a España "le conviene muchísimo", ha recordado.