Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas considera ilegales las condiciones de la CNE a la OPA de Acciona y Enel

Cree que los requisitos del organismo español a la oferta por Endesa son incompatibles con la legislación comunitaria. - España tiene 30 días para contestar

La Comisión Europea considera que algunas de las condiciones que el pasado 26 de abril impuso la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a Acciona y Enel en la OPA sobre Endesa "violan la ley comunitaria". La Comisión da a las autoridades españolas 30 días para manifestar sus puntos de vista y, si Bruselas confirma su evaluación inicial, podría declarar formalmente que España ha violado la legislación comunitaria y exigirle la retirada de las condiciones en cuestión.

La CE, en su conclusión preliminar, explica que algunas condiciones de la CNE son incompatibles con la legislación de la UE que garantizan la libre circulación de capitales y bienes, así como la libertad de establecimiento.

Bruselas autorizó la OPA de Endesa y Acciona el pasado 5 de julio tras concluir que no obstaculizaría de manera significativa la competencia en el Espacio Económico Europeo. En aquel momento, el portavoz de Competencia, Jonathan Todd, ya advirtió de que la Comisión analizaría "cuidadosamente" si las condiciones de la CNE vulneraban la legislación comunitaria. Hoy, Todd ha recordado que "los Estados miembros tienen la obligación de respetar la legislación comunitaria en todo momento", ya que de lo contrario el Mercado Único y el resto de la UE "desembocarían en el caos".

Las condiciones

De acuerdo con el análisis hecho público, la Comisión considera que las condiciones que impuso la CNE en abril y el 4 de julio -modificadas parcialmente por el Ministerio de Industria el 30 de agosto-, violan el artículo 21 del Reglamento de Concentraciones que, según recordó Todd, "da exclusiva competencia a la Comisión para decidir sobre fusiones de dimensión europea", como es el caso de la OPA de Acciona y Enel sobre Endesa.

Entre las doce condiciones impuestas en julio por la CNE a la operación, estaba que Enel y Acciona deberían mantener a Endesa como empresa autónoma, con plena responsabilidad operativa, y tanto su domicilio social como su centro efectivo de decisión tendrían que permanecer en España.

Además, la eléctrica italiana y la constructora española debían asumir las inversiones comprometidas por Endesa en actividades reguladas y en activos estratégicos, y constituir una unidad orgánica dentro de la compañía española dedicada específicamente a gestionar las centrales nucleares.

Más enfrentamientos

La actuación de la CNE en las diferentes ofertas sobre Endesa ya ha provocado varios enfrentamientos entre España y la Comisión. Bruselas denunció a principios de año ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo el decreto de febrero de 2006 que amplió las competencias de la CNE y además declaró ilegales las condiciones que el regulador español impuso a la fallida oferta de E.ON sobre Endesa y las introducidas posteriormente por el Ministerio de Industria, que están también ante el Tribunal pese a que la eléctrica alemana ha desistido de la operación.

Así lo recordó también el portavoz de Competencia, que apuntó que "hemos tenido casos previos con el Gobierno español en esta área, en la oferta de E.ON sobre Endesa, y este caso fue llevado al Tribunal de Justicia Europeo en marzo de este año".

Preguntado acerca de la confianza del Ejecutivo comunitario sobre si esta vez España responderá a sus demandas, Todd respondió que "tenemos que dar a las autoridades españolas la oportunidad de explicarnos por qué creen que las condiciones de la CNE son compatibles con la ley de la UE".