Trujillo asegura que el precio de la vivienda tendrá un "aterrizaje suave"

La ministra considera que el Gobierno "no necesita acudir a ninguna consultora o estudio" para conocer la evolución del mercado inmobiliario

La ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, ha asegurado hoy que según las "estadísticas afianzadas" con las que cuenta el Ministerio de Vivienda el precio de la vivienda libre continuará su "fase de aterrizaje suave". La ministra ha añadido, en alusión al informe que ayer publicaba Morgan Stanley y en el que se hablaba de un posible ajuste brusco del mercado y un descenso del precio de la vivienda del 5% en 2008, que el Gobierno "no necesita acudir a ninguna consultora o estudio" para conocer la evolución del mercado inmobiliario. La titular de Vivienda ha querido quitar así importancia a las previsiones de muchas consultoras que, según ha señalado, "están sacando estudios todos los días" y, concretamente, al informe del banco norteamericano.

Más información
Morgan Stanley prevé que el precio de la vivienda en España caiga un 5% durante el próximo año

En declaraciones a los medios congregados en la inauguración de las ''IV Jornadas de Vivienda: El mercado inmobiliario ante la nueva Ley de Suelo'', organizadas por la Escuela de Finanzas Aplicadas, Trujillo ha reiterado que, frente a estos pronósticos "se está produciendo un aterrizaje suave del precio de la vivienda" y que "ésta es la tendencia".

Trujillo ha añadido que cuando iniciaron la legislatura en marzo de 2004 el precio de la vivienda subía casi el 19%, mientras que la estadística del primer trimestre de 2007 muestra un encarecimiento del 7,2%, una tasa de crecimiento que no se veía desde 1999. No obstante, recordó que "el objetivo de la legislatura es que el precio suba como el IPC".

La titular de Vivienda ha declarado que, paralelamente a este objetivo, el Gobierno tiene en el punto de mira la creación de un "importante" parque de vivienda protegida de alquiler, destinado a todos los ciudadanos en cualquier momento de su vida, que pagarán de acuerdo con los ingresos que perciben.

En virtud de este último objetivo, la ministra respondió a las previsiones de los constructores, que alertan de una posible pérdida de 100.000 puestos de trabajo por cada 200.000 viviendas que se dejen de construir con motivo de un enfriamiento del mercado.

Un reajuste del sector

Para Trujillo, en el momento actual "la economía se reajusta y los constructores y promotores tienen mucha VPO en alquiler que hacer". "Lo que se está haciendo es complementar el mercado de la vivienda libre con el de la vivienda protegida", añadió.

Asimismo, se refirió al impacto que podría tener un descenso en la actividad constructora residencial, como el que ya se prevé en el propio sector, y aseguró que, dado el contexto de normalización del mercado inmobiliario, "todos los movimientos que se puedan producir son adecuados".

En esta línea, se mostró optimista y aseguró que las empresas "están diversificando" sus activos y sus ámbitos de actuación para adecuarse a esta nueva situación. "Están convencidas de que el patrón de crecimiento tiene que cambiar hacia una economía más productiva".

Por otro lado, Trujillo lanzó advertencias a las comunidades autónomas y ayuntamientos, entre ellos al de Madrid, y advirtió de que la Ley de Suelo, que entrará en vigor el 1 de julio coincidiendo con la creación de los ejecutivos autonómicos y locales, está llamada a "combatir la especulación y la corrupción".

Las dimensiones de los 'minipisos'

La ministra ha hecho un llamamiento a las comunidades autónomas para que cambien los decretos de habitabilidad estipulados en cada una de ellas, y no permitan la estancia en viviendas de menos de 30 metros cuadrado útiles, ya que, aseguró, le "preocupa que los ciudadanos puedan vivir en 11 metros cuadrados". La titular de Vivienda, que ha recibido numerosas críticas por su plan para construir viviendas universitarias de entre 30 y 45 metros cuadrados, recordó que la mayoría de las Autonomías permiten la existencia de pisos de 20 metros cuadrados y que hay algunas que rebajan esa superficie hasta los 15 metros cuadrados.A su juicio, esta es una "realidad sangrante" que no puede seguir así, razón por la que pidió a las CCAA que extremen el control sobre las cédulas de habitabilidad para que no se favorezca la existencia de infravivienda a precios desorbitados. "Los pisos de pequeña superficie son una realidad sangrante, no sólo porque son muy caros sino porque en muchos casos son infraviviendas", sentenció.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS