Reportaje:

El Caribe anglófono se apunta al 'todo incluido'

Las empresas hoteleras españolas entran de lleno en la isla de Aruba con la fórmula de grandes hoteles y máximas prestaciones

Las inversiones de empresas hoteleras españolas han entrado de lleno en el Caribe anglófono con grandes hoteles que ofrecen el régimen de todo incluido y que fue la llave del éxito en México, República Dominicana y otros países de la zona.

La última isla donde las empresas españolas se han asentado es Aruba, antigua colonia holandesa de 180 kilómetros cuadrados, apenas con cien mil habitantes que logró la independencia en 1983 y que se halla a 27 kilómetros de costa de Venezuela.

Tras la apertura el año pasado del primer hotel de lujo con la modalidad de todo incluido, el Occidental Gran Aruba, con una inversión de 24 millones de dólares, la compañía española RIU ha adquirido ahora el Aruba Grand. RIU invertirá en este hotel 120 millones de dólares y tras la remodelación triplicará el número de habitaciones al pasar de las originales 170 a 451.

La compañía Sol Melia está, por su parte, terminando la compra del hotel Bushiri Beach y tiene previsto ampliarlo para ofrecer 450 habitaciones.

“Hay muchas inversiones españolas en el Caribe porque han comprobado que es un buen área y un negocio consistente para sus hoteles”, afirmó el ministro de Turismo de Aruba, Edison Briesen, con ocasión de una conferencia sobre turismo celebrada el pasado fin de semana.

Las inversiones hoteleras españolas atraerán también, según Briesen, más turistas europeos a esta antigua colonia holandesa. “Estamos buscando penetrar en el mercado europeo, queremos diversificarnos para evitar depender en exceso de los turistas procedentes de Estados Unidos”, que representan el 75% del total, señaló Briesen.

Históricamente, Aruba fue parte de las Antillas Holandesas, una federación de seis islas que incluyen Bonaire, Curaçao, St, Marten, St. Eustatius and Saba.

La directora de Turismo de Aruba, Myrna Jansen-Feliciano, explicó que las inversiones españolas están yendo más allá de los mercados más tradicionales como Jamaica, Cuba y República Dominicana. “Buscan un mercado con la suficiente experiencia y desde hace tiempo tenían como objetivo invertir en Aruba”, indicó Jansen-Feliciano.

El vicepresidente ejecutivo de Ventas y Marketing de Occidental, Luis Namnum, aseguró que la expansión de las inversiones españolas se justifica por la fuerte demanda turística en el Caribe. “Los hoteles españoles han tenido un gran éxito en República Dominicana y México y ese éxito nos ha permitido disponer de unos márgenes de beneficio para proseguir la expansión por el área del Caribe”, dijo Namnum. “Estamos avanzando despacio en unas islas en las que hasta ahora dominaban los pequeños hoteles y no las grandes cadenas”, agregó. La rápida expansión de los hoteles españoles ha generado, no obstante, algunas protestas por el impacto que ello pueda tener en la preservación del medio ambiente.

Sylvie Grizzle, propietario del hotel Charela Inn en Negril (Jamaica), publicó el pasado viernes una carta en el diario Gleaner en la que criticaba la “invasión española” por el incumplimiento de las leyes medioambientales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS