Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos suman la paz en Euskadi a sus reivindicaciones para el Día del Trabajo

CC OO y UGT se manifiestan de forma conjunta en 50 ciudades bajo el lema 'Por la paz. Empleo estable en igualdad'

Miles de personas han salido a la calle hoy en las principales ciudades españolas para celebrar el Día del Trabajo, convocadas por los sindicatos, que están a punto de estampar su firma en la primera gran reforma laboral negociada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El plan, que cuenta con el apoyo también de los empresarios, tiene como principal objetivo reducir la tasa de temporalidad (un tercio del empleo, muy por encima de la media europea), que reduce la productividad y está directamente relacionada con la alta siniestralidad laboral (casi 1.400 personas mueren cada año). Pero, además, los sindicatos han decidido respaldar el proceso de paz en el País Vasco.

La manifestación más multitudinaria fue la de Madrid que, según los organizadores, ha congregado a más de 60.000 personas, una participación superior a la de anteriores ocasiones a pesar del largo puente y del buen tiempo. A ella han acudido el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, y el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. La anécdota, un año más, la ha protagonizado un espontáneo que se encaramó a la fuente de la plaza de Cibeles para colocar una bandera de la República, que este año celebra su 75 aniversario.

Por cuarto año consecutivo, los secretarios generales de CCOO y de UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, respectivamente, ha tenido que pronunciar sus discursos finales entre abucheos e insultos. En esta ocasión, ha sido un grupo de representantes del PCE y de la Plataforma de Ciudadanos por la República el que les increpó con abucheos, gritos de "fuera", "sinvergüenzas" y "burócratas", mientras que ellos hablaban del proceso de paz, de la lucha contra la precariedad y la siniestralidad.

Desde el estrado, Fidalgo ha asegurado que la futura reforma laboral permitirá acabar con el "abuso" de la temporalidad, reforzará el empleo fijo y clarificará las responsabilidades en las cadenas de subcontratación. Por su parte, Méndez ha destacado que la reforma laboral que negocian con el Gobierno y la patronal va a salir adelante, aunque, advirtió, "tras su firma" todos deberán de "acreditar" su "compromiso" para reducir la precariedad laboral.

Reforma laboral

El proyecto del Gobierno contempla que toda persona que haya encadenado dos o más contratos temporales de una duración total superior a dos años y en un plazo total de dos años y medio pase automáticamente a ser fija. Además, prevé subvencionar a las empresas que decidan convertir a sus trabajadores eventuales en indefinidos antes de final de año, y rebajar las cotizaciones para las contrataciones fijas.

Más de un año después del inicio de las negociaciones, la rúbrica final podría estamparse la semana que viene, una vez el plan haya sido redactado con el beneplácito de Comisiones Obreras, UGT y la patronal CEOE. Los dos sindicatos habían convocado para hoy más de 50 actos en toda España, de forma conjunta y bajo el lema Por la paz. Empleo estable en igualdad.

El proceso de paz

El lema elegido por los sindicatos pone de manifiesto en efecto la importancia que conceden a la disminución de la temporalidad, pero denota a la par una fuerte intención política al apoyar de forma expresa el proceso abierto tras el anuncio de alto el fuego realizado por la organización terrorista ETA.

En una entrevista concedida esta mañana a la Cadena Ser por Méndez y Fidalgo, el primero ha resaltado que la paz siempre ha sido una reivindicación del movimiento obrero, y ha recalcado que se ha abierto una expectativa cierta de que los terroristas se hayan rendido a la evidencia de que sus crímenes son inútiles y de que los ciudadanos quieren manifestarse en libertad.

Por su parte, Fidalgo ha explicado poco antes de la marcha que este Primero de Mayo es "particular" porque los trabajadores pueden ver "el final del terror" una vez que ETA "posiblemente" se ha rendido a la "evidencia" de que no "va a imponer sus designios con violencia". En su opinión, la organización terrorista ha recibido "alto y claro" el mensaje enviad por trabajadores, víctimas, partidos políticos y por el resto de la sociedad.

Participación en toda España

La segunda manifestación más numerosa de España ha sido la de Barcelona, donde más de 30.000 personas (según los organizadores) han aprovechado la jornada para apoyar el Estatut. En el País Vasco, los sindicatos han celebrado la festividad por separado, aunque todos han centrado su mensaje en la esperanza abierta tras el "alto el fuego permanente" de ETA y el papel que deben tener las centrales sindicales en el proceso de pacificación.

La estabilidad y la calidad en el tajo han sido el tema principal de las movilizaciones del Primero de Mayo en Andalucía, donde, como ya es habitual, el Sindicato Obreros del Campo (SOC) ha protagonizado la única anécdota destacable al ocupar el cortijo de una finca de la Duquesa de Alba en la provincia de Córdoba.

El único suceso grave de la jornada se ha registrado en Alcoy (Alicante), donde un hombre de unos 50 años, afiliado a UGT, ha sido agredido en un ojo con un palo por otra persona a la que le había recriminado que pusiera pegatinas donde no debía.