Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI advierte del riesgo de los altos precios de la vivienda en España

El Fondo Monetario Internacional ha alertado, en su informe semestral sobre "Perspectivas Económicas y Mundiales", del peligro que pueden llegar a suponer los elevados precios de la vivienda en España y otros países europeos como Irlanda. La subida continua de los precios de los inmuebles podría convertirse en una amenaza para el consumo, teniendo en cuenta la actual tendencia al alza de los tipos de interés.

El FMI destaca en su informe, publicado hoy, que el ritmo de apreciación de la vivienda se ha ralentizado tanto en España como en Francia y Estados Unidos, aunque las revalorizaciones anuales siguen por encima del 10% en esos tres países.

A pesar del riesgo que conlleva un panorma en el que los tipos de interés sigan subiendo y las hipotecas sean caras, el Fondo prevé que la economía española mantenga el dinamismo de los últimos años y proyecta para la misma un crecimiento del 3,3% en términos reales (descontada la inflación) en 2006 y del 3,2% en 2007.

Ese crecimiento se producirá en un marco inflacionario relativamente benigno, según el informe, que adelanta que el IPC español se mantenga sin cambios durante este año, en el 3,4%, para ceder ligeramente en 2007 hasta el 3,1%. Menos positivas son las proyecciones de la balanza por cuenta corriente, que auguran un déficit de 93.700 millones de dólares (76.340 millones de euros) en 2006 y 104.300 millones de dólares (84.977 millones de euros) en 2007.

En cuanto al resto de la zona euro, el FMI apunta que la recuperación parece finalmente ganar impulso y proyecta un crecimiento del 2% en 2006 y del 1,9% en 2007, frente al 1,3% de 2005. El organismo cree que la desaceleración que se produjo en el último trimestre de 2005 será pasajera y hace hincapié en que el nivel de inversiones se ha mantenido.

Repercusión del aumento de precios del crudo

Pese a las favorables perspectivas, la zona euro afronta algunos riesgos como la posible apreciación del euro o una fuerte escalada del petróleo como la que se está produciendo en la actualidad. El aumento de precios del crudo ha afectado al conjunto de la inflación, pero no se ha trasladado, por el momento, a la inflación subyacente, en la que no se incluyen los precios de la alimentación y la energía, que son más volátiles que el resto de la canasta.

El FMI destaca que la presión de unos precios del crudo más altos es uno de los factores que ha llevado al Banco Central Europeo a apretar las tuercas de su política monetaria, para situar los tipos en el 2,5%. Los expertos del Fondo no consideran que el BCE tenga que apresurarse para subir los tipos hasta "niveles normales", dado que la inflación subyacente sigue bajo control y la demanda doméstica todavía es frágil.

Entre las tareas pendientes de la zona euro figura la reducción del déficit presupuestario. En ese sentido, el informe apunta que las políticas fiscales, "sobre todo en los países pequeños", no son lo suficientemente ambiciosas. Por lo demás, el FMI insiste en que resulta imprescindible abordar la reforma del mercado laboral para aumentar el hasta ahora bajo potencial de crecimiento de la región.

La economía mundial crecerá este año un 4,9%

Según el FMI, la economía mundial crecerá este año un 4,9%, a pesar del alza del precio del crudo, gracias principalmente a la buena salud de las economías de China, India y Rusia. El Fondo Monetario Internacional elevó así en seis décimas su anterior pronóstico.

Estados Unidos y China han dejado de ser los motores de la economía mundial, según el informe semestral de la entidad, para dejar espacio a otros países o áreas. Así, la zona euro da "señales de una recuperación más sostenida"; en Japón la expansión también se ha afianzado, con una previsión de crecimiento para 2006 del 2,8%; y América Latina repetirá en 2006 su crecimiento del año pasado, un 4,3%, lo que supone una mejora de medio punto porcentual respecto al pronóstico de septiembre.

Sin embargo, estas cifras quedan muy atrás si las comparamos con el "impresionante" dinamismo de las previsiones de países como China, India y Rusia, que crecerán este año un 9,5%, un 7,3 y un 6%, respectivamente. La corrección al alza de las previsiones del Fondo para estos tres países es responsable de cuatro de las seis décimas del crecimiento extra que el organismo ahora prevé para el mundo.

La tasa mundial de crecimiento del 4,9% para este año es inferior al 5,3% de 2004, pero aún así es muy elevada en términos históricos. Para 2007, el FMI prevé que alcance el 4,7%, tres décimas más que lo que calculó en septiembre. Esas cifras serían aún mayores si no existiese el "freno" del precio del petróleo, como lo califica el Fondo, que lo describe como uno de los puntos flacos de la economía mundial.

Más información