Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mañana finaliza el plazo para presentar las ofertas por los astilleros

La SEPI no descarta la venta de cada centro por separado, al no existir ofertas conjuntas de compra

Mañana viernes finaliza el plazo para presentar ofertas vinculantes por los astilleros de Izar en liquidación (Sestao, Gijón, Sevilla y la fábrica de motores de Manises). Los grupos industriales interesados en la compra en liquidación podrán hacer llegar su oferta a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

A pesar de que en principio la fecha límite de entrega de ofertas era el 1 de febrero, la citada sociedad amplió el plazo con el fin de que los interesados pudieran presentar sus proyectos de forma más completa. Los grupos que ahora mismo concurren en el proceso son Construcciones Navales del Norte, Factoría Vulcano, Eurogroup,Astilleros Zamakona, Gamesa, Ros Casares, Sevyllar, Astilleros de Huelva-Boluda e Hispania Naval. Según los expertos, la oferta que parece parece más sólida es la de Construcciones Navales del Norte, que puja por los centros de Sestao y Gijón.

De los 11 grupos industriales que presentaron sus ofertas no vinculantes, nueve pasaron el primer filtro del holding. Sin embargo, ninguno de ellos opta a la compra conjunta de los cuatro centros en liquidación, ya que el único candidato que pujaba por los ellos, Astilleros Asturiano-Vascos, fue eliminado en la primera ronda.

Temor por parte de los trabajadores

El ambiente entre los trabajadores de los astilleros en oferta es de crispación e inseguridad, ya que temen que se incumplan los compromisos adquiridos del 16 de diciembre de 2004 entre la SEPI y los sindicatos para la venta en bloque de los cuatro centros. El temor viene precedido de las declaraciones del presidente de la SEPI, Enrique Martínez Robles, que no ha descartado vender los astilleros por separado. Robles ha declarado que hay que "encajar esta situación" y que a pesar de no haber ofertas conjuntas de compra, la prioridad es que se mantenga la actividad de esos centros.

Según el acuerdo, la SEPI se comprometió a vender dichos centros de forma no individualizada, a través de un concurso público y transparente, y siempre con el visto bueno de las autoridades europeas y con la aprobación de los sindicatos.

A partir del lunes de la próxima semana, los consorcios tendrán un plazo de cinco días para corregir las deficiencias detectadas por el asesor independiente Boston Consulting, de manera que se espera que a finales de febrero se adjudique la parte civil de Izar con la aprobación de la Comisión de Liquidación. Posteriormente, el adjudicatario deberá contar con el visto bueno del consejo de administración de la SEPI y esta decisión será ratificada por la junta de accionistas de Izar a finales de marzo, el Consejo Consultivo de Privatizaciones y, en última instancia, el Consejo de Ministros.

Enfado de los sindicatos

CCOO y UGT ya han advertido a la SEPI que en el caso de que se incumpla el pacto, no descartan volver a convocar movilizaciones en todos los astilleros civiles públicos de España. El responsable del Sector Naval en la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT, José Luis Gacio, se mostró contrario a las privatizaciones y recomendó a la SEPI que, ante la falta de una oferta global, se trabaje en la constitución de un holding para conseguir la venta conjunta.

La Federación Minerometalúrgica CCOO, por su parte, ha exigido hoy mediante un comunicado la venta en bloque de los astilleros, acusando a la SEPI de no haberse "esforzado" en cumplir el acuerdo, limitándose a "recibir ofertas". Al contrario que los propios trabajadores, que "sí han cumplido la parte que les correspondía de los acuerdos", en referencia a las regulaciones de empleo.

"La SEPI no ha hecho los deberes y pretende incumplir lo pactado", afirma el comunicado. El sindicato propone tres opciones para que no se produzca la venta por separado de los centros de Izar: conseguir que las ofertas que se han presentado por astilleros concretos se unan en una sola; lograr que la SEPI participe en el proceso asumiendo parte de la inversión necesaria o anular el concurso e iniciar uno nuevo.