Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banca Popolare, acusada de especulación y de sobornar a políticos en la compra de Antonoveneta

El consejero delegado y otros dirigentes están acusados de robar dinero a sus clientes para cubrir las operaciones del banco

El ex consejero delegado de la Banca Popolare Italiana (BPI), Gianpiero Fiorani, y otros dirigentes de la entidad arrestados anoche están acusados, además de por un presunto delito de especulación abusiva en la operación de compra del banco Antonveneta, de realizar pagos ilegales a políticos y de robar dinero a sus clientes para cubrir operaciones del banco, según la prensa.

Junto a Fiorani, fueron arrestados el ex director financiero Gianfranco Boni, considerado su brazo derecho, y el ex asesor del banco Silvano Spinelli, hombre de confianza para las operaciones reservadas, que se encuentra en arresto domiciliar.

También fueron emitidas órdenes de detención contra Fabio Massimo Conti y Paolo Marmont, gestores del fondo de Cayman Victoria y Eagle, uno de los principales accionistas. A estos últimos, se le acusa de asociación criminal y lavado de dinero.

Fiorani ya estaba siendo investigado por la Justicia italiana por los artificios financieros realizados por la BPI para impedir la Oferta Pública de Adquisición (OPA) del banco holandés ABN Amro sobre Antonveneta. Finalmente, la BPI se vio obligada a echarse atrás en su contraopa y ceder el paso a ABN Amro.

Facio dice que no está implicado

El gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, declaró hoy al Corriere della Sera sobre la detención del ex consejero de BPI que el banco central no tiene nada que ver en estas acusaciones. "Mi conciencia está tranquila, siempre he aplicado la ley correctamente. Si Fiorani ha hecho algo ilícito, no tenemos nada que ver con ello", dijo.

Esta mañana, la policía financiera italiana realizó algunos secuestros de material relativos a la detención de Fiorani, que se encuentra en la cárcel milanesa de San Vittore. Según las informaciones que ha dado hoy la prensa italiana, en la emisión de la orden de detención del juez de Milán, Clementina Forleo, emerge que el ex consejero delegado de BPI "constituía, promovía, organizaba y dirigía una verdadera asociación criminal" y era él "quien localizaba las operaciones inmobiliarias y financieras para sacar beneficios".

De la reconstrucción de la fiscalía se deduce además que gran parte del dinero recaudado por Fiorani iba a políticos nacionales para que estos defendieran la "italianidad" en la operación para la compra de Antonveneta sobre la que estaba interesada el banco holandés ABN Amro.

El dinero, según los acusadores, provenía de pequeñas operaciones ilícitas, comisiones inventadas en las cuentas corrientes de los clientes del banco.

La CE ha abierto un proceso contra Italia

La noticia de su detención coincide con la decisión de la Comisión Europea de tomar acciones legales contra las autoridades italianas por su interferencias en este asunto. De hecho, el propio Fiorani está vinculado a la familia del gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio.

En julio, la publicación de unas conversaciones entre Fiorani y Fazio dejó a la luz la sintonía de ambos y la disposición del gobernador italiano a aprobar la OPA de la BPI antes de que ésta fuera anunciada oficialmente.

Ayer, la Comisión Europea expedientó a Italia por obstaculizar las adquisiciones extranjeras de bancos nacionales, no sólo la de Antonveneta, sino también la de Banca Nazionale del Lavoro (BNL) por parte del BBVA.

El de ayer fue el primer paso de un procedimiento que podría terminar con una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la UE. Las autoridades italianas tienen ahora dos meses para responder a las dudas del Ejecutivo comunitario, que se refieren a los poderes del Banco de Italia a la hora de vetar fusiones transfronterizas.

Berlusconi insiste en no echar a Facio

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha comparecido hoy para reiterar que "no tiene ningún poder" para poner fin al mandato del gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, cuya credibilidad ha sufrido graves daños a raíz del escándalo del banco Antonveneta.