Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euro registra su valor mínimo en dos años por el temor a una subida de tipos en EEUU

En lo que va de año, la moneda única se ha depreciado un 14% frente a la divisa estadounidense

El euro ha bajado hoy a su valor mínimo de los dos últimos años frente al dólar por el temor en los mercados financieros a una nueva subida de los tipos de interés en EEUU, medida que contribuye a la apreciación del billete verde. En lo que va de año, la moneda única se ha depreciado un 14% frente a la divisa estadounidense, tras la intensa carrera alcista vivida en 2004.

El euro ha bajado hoy a su valor mínimo de los dos últimos años frente al dólar por el temor en los mercados financieros a una nueva subida de los tipos de interés en EEUU, medida que contribuye a la apreciación del billete verde. Hacia las 10.05 horas GMT, la divisa europea había recuperado algunas posiciones y se cambiaba en el mercado de divisas de Fráncfort a 1,1729 dólares.

En lo que va de año, la moneda única se ha depreciado un 14% frente a la divisa estadounidense, tras la intensa carrera alcista vivida en 2004, y hoy cayó hasta el valor mínimo de 1,1709 dólares. La causa de este descenso es atribuida por los analistas principalmente al diferencial de los tipos de interés entre la zona euro, donde están en el 2%, y EEUU, en el 4%.

Buen ritmo de crecimiento

Mientras los doce países que comparten el euro apenas parecen consolidar la reactivación de su economía, EEUU muestra un vigoroso ritmo de crecimiento económico y una inflación por encima de la media europea. Por ello, los expertos consideran que, de momento, el precio del dinero en la zona euro se mantendrá invariable, pese a que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, insiste en que la entidad europea está preparada para incrementarlo en cualquier momento, en caso de que sea necesario.

Además, Trichet ha hecho hincapié en que mantiene una estrecha vigilancia sobre los precios del área ya que el fuerte encarecimiento del crudo ha creado presiones inflacionistas. Sin embargo, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha advertido al BCE de una pronta subida de las tasas al señalar que todavía no se ha observado que la subida del precio del crudo se haya traspasado a los salarios y a los precios. También se han escuchado otras voces contra un alza de las tasas en la zona euro, como las de la Confederación Europea de Sindicatos, que considera que en la situación económica actual en Europa un incremento de los tipos sería una señal fatal para la economía.

Turno del BCE

El BCE, que subió los tipos interés en octubre de 2000 por última vez, ha comenzado a preparar a los mercados para un posible incremento del precio del dinero. No obstante, según los pronósticos de algunos analistas, esta subida, que perjudicaría la reactivación económica de la zona euro, tendrá lugar a finales del primer trimestre o comienzos del segundo trimestre del año próximo. Las revueltas callejeras que han vivido las grandes ciudades de Francia por duodécima noche consecutiva, que afectarán la economía

gala y que se teme que se extiendan a otros países de Europa como

Alemania y Bélgica, también hablan en contra de una subida del precio del dinero.

Además, esta crisis político-social en Europa amenaza con lastrar las inversiones en activos denominados en euros. La Reserva Federal estadounidense (Fed) incrementó la semana pasada las tasas en la mayor economía del mundo hasta el 4%, por duodécima vez consecutiva desde junio del pasado año, y dejó la puerta abierta para otro ascenso en diciembre.

El presidente saliente de la Fed, Alan Greenspan, mostró recientemente su preocupación por la inflación y aseguró que "existe incertidumbre sobre los precios de consumo". Hasta finales del verano la Reserva Federal había dado la impresión de tener controlada la inflación en EEUU, pese al fuerte incremento del precio del crudo, y favorecía un endurecimiento moderado de la política monetaria que ahora podría intensificarse. Los analistas del banco BNP Paribas consideran que el euro podría mantener su debilidad y caer en las próximas jornadas hasta el nivel de los 1,1595 dólares.