Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bancos deberán informar de todo pago en metálico superior a 15.000 euros

La directiva aprobada por la UE actualiza el marco jurídico relativo al blanqueo de capitales e incluye la financiación del terrorismo en la definición de lavado de dinero

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea han aprobado una directiva para actualizar el marco jurídico relativo al blanqueo de capitales e incluir explícitamente la financiación del terrorismo en la definición de lavado de dinero.

En concreto, se amplían las obligaciones del sector bancario con el fin de que tenga un conocimiento regular de sus clientes, de modo que tendrá que proporcionar a las autoridades policiales y judiciales la identidad de todas aquellas personas que realicen pagos en metálico por un valor superior a los 15.000 euros, así como conservar la documentación durante un periodo de cinco años.

La nueva ley reclama que se determine quién es el beneficiario real de la cuenta incluso si realiza actividades comerciales legales. Esta directiva es la tercera iniciativa que se aprueba para prevenir la utilización del sistema financiero como un medio para blanquear dinero, después de las de 1991 y 2001.

Tras tener en cuenta las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera (GAFI) en junio de 2003, la nueva norma persigue dos objetivos fundamentales: actualizar la definición de delitos graves sobre blanqueo de dinero-aquellos sancionados con más de un año de prisión-e incluir la financiación del terrorismo como parte de la definición de blanqueo de capitales.

La novedad que introduce esta directiva con respecto a las dos anteriores es que, tanto en la de 1991 como en la de 2001, la financiación del terrorismo con dinero negro quedaba implícitamente cubierta, mientras que ahora se hace referencia explícita no sólo al dinero lavado sino también a los capitales legales o que ya han sido blanqueados.

Por otro lado, la directiva confirma el principio existente en las dos precedentes sobre la implicación intencional de un empleado de banca en el blanqueo de dinero-razón por la que estará sujeto a las sanciones penales correspondientes-, aunque no abarca los casos en los que ha habido negligencia individual por parte de algún empleado.

Además, quedan incluidas también las personas con proyección política expuestas al lavado de capitales tanto de terceros países como dentro de las fronteras de la Unión, a pesar de las reticencias de algunos Estados. No obstante, el Ejecutivo comunitario considera que primero hay que empezar por el interior de la UE para después extender el ámbito de actuación más allá de los límites de los Veinticinco.

La directiva de 1991 se centraba en la lucha contra el blanqueo de productos procedentes del tráfico de estupefacientes a través del sector financiero tradicional, mientras que la de 2001 extendió su campo de aplicación a las actividades delictivas y a un cierto número de profesiones no financieras, como abogados, notarios, contables, agentes inmobiliarios, marchantes de arte, joyeros, subastadores y casinos.

La nueva directiva va aún más allá y garantiza que la definición de blanqueo de capitales cubra no solamente los delitos graves sino también la financiación de los grupos terroristas, ya sea a través de fondos de origen delictivo o mediante dinero legal.

El ministro holandés de Finanzas, Gerrit Zalm, cuyo país ocupa la presidencia de la UE, señaló que con esta norma europea se podrán tomar nuevas medidas contra la financiación del terrorismo.