Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Justicia europea anula el veto de Bruselas contra la fusión de Sprint y WorldCom

El Tribunal de Primera Instancia de la UE ha anulado la decisión de la Comisión Europea que prohibió en junio de 2000 la concentración entre las 'telecos' estadounidenses MCI WorldCom y Sprint. El entonces comisario de Competencia, Mario Monti, se opuso a la fusión porque crearía una empresa con posición dominante en el mercado mundial de las conexiones a Internet.

La operación fue vetada también por el Departamento de Justicia de EEUU, la autoridad de competencia de EE UU, lo que llevó a las partes a renunciar al proyecto antes incluso de escuchar la opinión de la CE. No obstante, WorldCom recurrió la posterior decisión negativa del regulador europeo, argumentando que éste no era competente para pronunciarse sobre la fusión y que no fundamentó correctamente su dictamen.

Ahora, el Tribunal Europeo de Primera Instancia señala que, al margen de los aspectos concretos del proceso seguido por Bruselas, las autoridades de la competencia europeas no deberían haber emitido ninguna opinión sobre la operación de concentración, pues este había sido abandonado por Sprint y WorldCom dadas las dificultades que se presentaban.

La retirada del proceso de concentración

Monti se reunió en el 26 de junio de 2000 en Washington con representantes del Departamento de Justicia estadounidense y en la conferencia de prensa posterior a la reunión, declaró que propondría al Colegio de Comisarios que rechazara la referida concentración.

Al día siguiente, WorldCom y Sprint declararon formalmente a la Comisión que retiraban su notificación y que ya no se proponían ejecutar el proyecto de concentración en la forma presentada en dicha notificación.

Pese a ello, un día más tarde el 28 de junio, la CE adoptó una decisión por la que se declaraba la concentración incompatible con el Derecho comunitario. La Comisión consideró, en esencia, que la comunicación de las empresas interesadas el día anterior no constituía una retirada formal del acuerdo de concentración notificado el 10 de enero de 2000.

De WorldCom a MCI

La decisión de la Justicia europea es importante porque, además de obligar a la UE a pagar los costes a MCI, permitirá que en el futuro las compañías puedan retirarse de acuerdos que hayan suscrito incluso cuando la Comisión esté a punto de pronunciarse sobre ellos.

En los cuatro años que han pasado desde que se produjo el veto europeo a la fusión, WorldCom ha caído en bancarrota en una ocasión y sido refundada bajo el nombre de MCI. Esta empresa ha señalado que no tiene ninguna intención de iniciar de nuevo un proceso de concentración con Sprint, pero que con este proceso buscaba borrar del mapa un precedente que podría perjudicarle en futuras adquisiciones.