Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE no sorprende y mantiene sin cambios los tipos de interés

Trichet eleva la previsión de crecimiento de la eurozona en 2004 en dos décimas, hasta el 1,9%

El Banco Central Europeo (BCE) no dio sorpresas tras finalizar su reunión mensual para tratar la política monetaria de la eurozona. Pese a los desorbitados precios del petróleo, el consejo de gobierno de la entidad monetaria ha dejado sin cambios los tipos de interés, actualmente en el 2%. Lo que sí ha revisado ha sido su previsión de crecimiento para 2004, que ha elevado en dos décimas hasta el 1,9%.

Parte de los analistas consideran que la entidad europea debía mantener el precio del dinero en el actual nivel para favorecer la reactivación económica del área. Mientras, otro sector minoritario considera que lo adecuado sería subir tipos para frenar posibles presiones inflacionistas derivadas de la escalada de la factura energética.

La última vez que la autoridad monetaria europea bajó los tipos rectores fue hace más de un año, el 6 de junio de 2003, y lo hizo hasta el actual 2%. El precio del dinero en la Unión Monetaria está a su nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial.

Durante su reunión mensual, el BCE ha revisado dos décimas al alza su previsión de crecimiento para la eurozona en 2004 hasta el 1,9% y ha elevado su pronóstico de inflación hasta el 2,2%, una décima más, según ha anunciado el presidente del instituto monetario, Jean-Claude Trichet.

También han revisado al alza una décima sus previsiones de crecimiento e inflación para 2005, hasta el 2,3% y el 1,8%, respectivamente. Para Trichet la recuperación económica en la eurozona sigue siendo "sólida". Sin embargo, ha advertido sobre ciertos riesgos de tensiones inflacionistas y destacó que los elevados precios del petróleo podrían suponer una amenaza para la recuperación, ya que están creando presiones inflacionistas.

Efectos del petróleo

Según Trichet, si los precios del petróleo se mantienen en niveles elevados durante un periodo más prolongado del que calculan los mercados, esto "podría perjudicar a la demanda interior y exterior".

En la reunión de hoy, el BCE ha elevado sus previsiones sobre el precio del barril de crudo hasta los 36,6 dólares para 2004 y hasta los 36,8 dólares para el próximo ejercicio. En sus anteriores previsiones, divulgadas el pasado junio, el banco pronosticaba un barril de crudo a 3,46 dólares para 2004 y un precio mucho más reducido, de 31,8 dólares, para 2005.

El BCE ha destacado que los precios del petróleo en los últimos años han sido al final más elevados de lo que indicaban en principio los mercados a plazo, y advirtió de que unos precios del petróleo más elevados "tendrían un impacto negativo sobre el crecimiento del PIB y harían subir la inflación".

Excluyendo el sector de la energía, el BCE espera para este año un incremento medio del 17% de los precios de las materias primas en dólares americanos, y que estos precios se estabilicen en 2005. Trichet ha recordado que esta subida, expresada en euros, ha sido significativamente inferior en anteriores ocasiones, en las que los incrementos del precio del petróleo tuvieron un mayor impacto sobre la economía global.