El viaje de vuelta de Pedro Solbes

Ministro con Felipe González y defensor a ultranza del Pacto de Estabilidad en la Comisión Europea, el hombre riguroso logra los poderes que exigía y vuelve a España

Pedro Solbes (Pinoso, Comunidad Valenciana, 1942) deja su puesto en el Ejecutivo comunitario para reintegrarse en el español. Doctor en Políticas y licenciado en Economía Europea y Derecho, Felipe González le designó en 1991 ministro de Agricultura y dos años más tarde tomó las riendas de Economía, un departamento en el que se mantuvo hasta la entrada del PP en el Gobierno.

Durante este tiempo preparó el terreno para que España entrara en el euro, un esfuerzo que le reportó un gran prestigio en la UE. Tanto es así que en 1999 fue designado comisario europeo de Asuntos Económicos.

Durante sus cuatro años de experiencia europea, vivió la tormenta de acusaciones derivadas del presunto fraude en la Oficina de Estadística de la Comisión, del que su presidente Romano Prodi se cuidó mucho de exonerarle, y mostró una voluntad férrea de defensa del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Más información

Solbes aseguró "no saber nada" acerca de las posibles irregularidades, acalló las peticiones de dimisión y no escatimó en coraje en su verdadera lucha: imponer el sentido del deber y denunciar la negativa del Consejo de ministros de Economía a la hora de sancionar a Francia y Alemania por sus excesivos déficits.

Su puesto debía concluir el próximo noviembre: a pesar de que había afirmado su voluntad de agotarlo, finalmente ha preferido regresar a Madrid con antelación. Hasta el último momento, ha defendido que la decisión no era cosa suya. Acostumbrados a su cautela, diplomáticos y altos responsables de las instituciones de la UE daban por hecho que dejaría Bruselas.

Lo más visto en...

Top 50