Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado cierra 2003 con un superávit en sus cuentas del 0,6%

Supone una décima más de las previsiones del Gobierno

Las cuentas del Estado cerraron 2003 con un superávit superior en una décima a las previsiones del Gobierno. La Administración Central registró un excedente, en términos de contabilidad nacional, de 4.758 millones de euros. Es decir, un 0,6% del Producto Interior Bruto (PIB). Según los datos ofrecidos hoy por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, este saldo positivo es el resultado de un déficit del Estado y de los organismos autónomos del 0,4%, una décima menos de lo previsto, y un superávit en la Seguridad Social del 1%, el doble de lo calculado inicialmente.

Montoro, destacó que este resultado supera "ampliamente" el objetivo de equilibrio del Gobierno. Los ingresos sumaron el pasado año 143.782 millones, lo que supone un incremento del 4,6% sobre 2002. Destacan los de carácter impositivo, que en 2003 alcanzaron los 129.721 millones de euros, un 5,8% más que en 2002. Además, esta cifra supera en más de 2.700 millones lo previsto inicialmente en los Presupuestos.

La recaudación por IRPF creció un 4,8%, mientras que por el Impuesto de Sociedades sube un 2,3%. Destaca, dentro de los impuestos indirectos, el IVA, con un incremento del 9,9% respecto a 2002 gracias al aumento del consumo. La evolución de los impuestos especiales ha sido también positiva, al subir un 4,6%, sobre todo si se tiene en cuenta que las tarifas de estos impuestos se mantuvieron congeladas en 2003.

Por el lado de los pagos, que aumentaron en 2003 el 2,4%, destaca que su ejecución fue prácticamente total, ya que alcanzó el 98%. Es significativa la evolución de las inversiones, que crecieron el 7%. Además, este capítulo ha sido especialmente protagonista en 2003 porque su grado de ejecución alcanzó el 96,3%, el nivel más alto jamás alcanzado y muy superior al 87,4% de 1995.

En cuanto a la deuda pública, se situó al final del ejercicio ligeramente por debajo del 52% del PIB, frente a algo más del 55% del año anterior. Montoro indicó que los datos del 2003 no van a llevar al Gobierno a modificar sus previsiones presupuestarias para este año, que vuelven a establecer el equilibrio entre ingresos y gastos resultado de un déficit del Estado del 0,4% y un superávit equivalente de la Seguridad Social.