Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

Enron se declara en bancarrota

La compañía ha presentado una demanda contra Dynegy en la que le reclama 10.000 millones de dólares por ruptura de contrato. - Sus acciones cerraron el viernes en Nueva York a 0,26 dólares tras perder un 99% de su valor en mes y medio

La compañía de energía Enron ha anunciado que se ha acogido al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota y que reclama al menos 10.000 millones de dólares (casi dos billones de pesetas) a la compañía Dinegy después de que ésta diera marcha atrás en sus planes de adquirir la empresa.

El expediente de bancarrota, presentado en la Corte Federal de Bancarrotas de Manhattan, protege a la compañía de cualquier acción legal o de otro tipo por parte de los acreedores mientras diseña y acuerda con estos un plan para el pago de su deuda, bajo supervisión judicial. En la documentación tramitada se declaran unos activos valorados en 24.700 millones de dólares (casi cinco billones de pesetas) y 13.100 millones de deudas (cerca de dos billones y medio de pesetas).

La compañía ha informado además de que en la misma Corte del Distrito Sur de Manhattan ha presentado una demanda contra la empresa Dynegy en la que alega la ruptura de contrato por parte de esta compañía y reclama al menos 10.000 millones de dólares en concepto de perjuicios.

El colapso de Enron, la mayor compañía de Estados Unidos dedicada a la compra-venta de electricidad y gas natural, representa el segundo expediente de bancarrota más grave tramitado en un tribunal estadounidense, después del que presentara Texaco en 1989, con una deuda de 35.900 millones de dólares (casi siete billones de pesetas). Además de Enron, otras 13 filiales del grupo se han puesto bajo la protección del Capítulo 11 para llevar a cabo una reorganización.

La compañía indicó en un comunicado que está en discusiones "activas" con diversas instituciones financieras para lograr apoyo crediticio y revitalizar su negocio de compra-venta de energía en el mercado norteamericano bajo una nueva estructura.

También prevé la puesta en marcha de un amplio programa de reducción de costes, que incluirá numerosos despidos y que afectarán en primer lugar a las operaciones de la compañía en Houston (Texas), en las que trabajan alrededor de 7.500 personas.

La compañía Dinegy anunció el pasado 28 de noviembre que suspendía sus planes de adquisición de Enron después de que dos agencias redujeran la calificación de riesgo de la compañía y que el valor de sus acciones cayeran con fuerza en la bolsa de Wall Street.

La operación alcanzaba ese día un valor de 8.400 millones de dólares (un billón y medio de pesetas) en base al valor de las acciones de Enron, mientras que 20 días antes, cuando se anunció el proyecto de compra, se valoraba en 23.000 millones (algo más de cuatro billones de pesetas).

Irregularidades contables

Los problemas de Enron comenzaron a conocerse a mediados de octubre, cuando se advirtieron irregularidades contables que le obligaron a revisar sus declaraciones de ganancias en los últimos cinco años y que provocó una investigación por parte de la Comisión de Bolsa y Valores.

Enron alega en la demanda que Dinegy ha roto su acuerdo de fusión "cuando no tenía derecho contractual a hacerlo" y que tampoco puede ejercer una opción de compra sobre la filial Northern Natural Gas Pipeline, dedicada al suministro de gas natural, ya que sólo es válida esa opción si se lleva a término la adquisición. "Desde el punto de vista operacional, nuestro negocio de energía esta actuando con normalidad y continuarán de la misma forma", ha señalado el presidente u director ejecutivo de la compañía, Kenneth Lav.

Enron tenía que afrontar el pago de 690 millones de dólares (131.000 millones de pesetas) en préstamos a mediados de diciembre y era responsable también del pago de otros 3.900 millones (741.000 millones de pesetas) que deben sus filiales. Desde mediados de octubre, las acciones de la compañía, que tenían un valor de 37 dólares (7.000 pesetas), han perdido un 99% de valor y el viernes cerraron en Nueva York a 0,26 dólares (49 pesetas), tras perder 0,10 dólares por título.